Dic 24

Cómo triunfar en una entrevista de trabajo basada en casos

By admin | analítica web , digital , economía , formación , negocio , recomendado , recursos humanos , trabajo

En su libro “Case in Point. Complete Case Interview Preparation”, que en Wall Street se conoce como “La biblia del MBA”, el experto en consultoría de la Universidad de Harvard Marc P. Cosentino recoge 13 mandamientos para superar con éxito una entrevista de trabajo basada en casos.

 

Portada del libro "Case in Point" de Marc P. Cosentino

Portada del libro “Case in Point” de Marc P. Cosentino

 

Las llamadas “case interview” o entrevistas basadas en casos, son un formato muy utilizado en el mundo de la consultoría de negocios ya que permiten evaluar la capacidad de los aspirantes para analizar casos de negocio, aplicar la lógica, expresarse, argumentar de forma convincente y trabajar bajo presión. Las habilidades mencionadas son comunes a muchos perfiles profesionales, por lo que las 13 recomendaciones de Cosentino pueden ser útiles en cualquier situación de consultoría comercial y también a la hora de enfocar correctamente cualquier proyecto de analítica web, ya que en ambos casos se trata de analizar y hacer recomendaciones para mejorar el negocio. Los trece mandamientos para resolver un “business case” según el experto de Harvard son los siguientes:

 

[list style=”check”]

[li]1. Escuchar la pregunta, especialmente los últimos detalles.

La cualidad más importante del consultor es su capacidad de escuchar al cliente.[/li]

[li]2. Tomar nota de los datos más importantes.

Para dejar que tu cabeza se ocupe sobre todo de pensar.[/li]

[li]3. Resumir la pregunta en voz alta.

Para asegurarse de que se ha entendido y ganar algo de tiempo.[/li]

[li]4. Verificar cuál es el objetivo u objetivos del cliente o del proyecto.[/li]

[li]5. Hacer las preguntas necesarias para clarificar los detalles y el contexto.[/li]

[li]6. Estructurar bien la respuesta aplicando los pasos correctos.

1º identifica el caso; 2º etiquétalo y finalmente establece la estructura.[/li]

[li]7. Evitar la dispersión.

Filtra lo que dices; no te salgas del tema.[/li]

[li]8. Gestionar correctamente el tiempo sin perderse en los detalles ni salirse por la tangente.

Emplea un razonamiento lineal, fíjate en la globalidad del problema, aplica un enfoque macro y avanza.

[/li]

[li]9. Trabajar los números.

Intenta introducir cálculos en tu análisis y ve explicándolos mientras los haces. Tómate tu tiempo para hacerlos bien.[/li]

[li]10. Mostrarse receptivo a las aportaciones del entrevistador.

Fíjate en sus reacciones verbales y no verbales. Pídele ayuda si te atascas (en el mundo laboral podrás pedir ayuda y será bueno que lo sepas hacer).[/li]

[li]11. Ser creativo.

Haz una lluvia de ideas.[/li]

[li]12. Rebosar entusiasmo y una actitud positiva.

Deja ver que te gustan los retos y la resolución de problemas y haz que tu entusiasmo se mantenga durante toda la entrevista. A todos nos gusta trabajar con compañeros motivados.[/li]

[li]13. Cerrar el caso con un resumen y señalando las recomendaciones más importantes.

Tus recomendaciones deben ser buenas para el negocio y de sentido común.[/li] [/list]

 

Adaptación y traducción propia de “The Case Commandments”. Cosentino, Marc P. Case in Point. Complete Case Interview Preparation; Needham; Estados Unidos. 2005. Burgee Press. pg 13.

 

 

También te puede interesar:

 

Si te ha gustado este post y quieres seguir las actualizaciones del blog, suscríbete para recibirlas gratuitamente por correo electrónico en el apartado “Suscríbete”, abajo a la derecha.

Dic 15

Época azul: The Closer y la estadística

By admin | comunicación , estadística , psicología , recomendado , televisión

Si pintores como Picasso tenían sus épocas azules y rosas, los blogueros y escritores tenemos nuestras “epo-series”, es decir, momentos de fascinación transitoria por alguna producción televisiva que filtra nuestra forma de percibir el mundo y desata entusiasmos momentáneos.

En mi caso, hace años tuve una época CSI (gotas gravitacionales; AFIS y CODIS) con subépocas por ciudades, después experimenté un momento Life (“todo está conectado”, aquel mural lleno de fotos y la obsesión por la fruta fresca) y más tarde una temporada Homeland (pastillas, sangre, aviones, secretos y versiones) que dio paso a una intensa época Mad Men, para después desembocar en un tiempo House of Cards. Ahora, definitivamente, estoy en plena fase The Closer.

 

Cartel de "The closer"; atención al juego de palabras con "cross"

Cartel de “The Closer” que incluye un juego de palabras con “cross”, que significa “cruzar” y también “enfadar”

 

La serie creada por James Duff y protagonizada por Kyra Sedgwick ha sido una de las ficciones norteamericanas por cable con mayor índice de audiencia en EEUU. The Closer se llama así porque hace referencia a los agentes que cierran los casos al conseguir confesiones, como acostumbra a hacer la temperamental Subjefa Johnson. El secreto de la serie está en que posee tramas y enfoques variados e interesantes y por el peso que da a la relación entre personajes con bastante “carne” y gracias también al magnífico casting (listado de los capítulos de las 7 temporadas).

“Fate Line”, el capítulo de la cuarta temporada que vi hace unos días en Divinity es un ejemplo magnífico para explicar la base teórica de la estadística: la hermana del novio de la subjefa Johnson es “intuicionista” y tiene una serie de visiones sobre un caso (otoño anaranjado, un río, un tren, una moto…) a las que inesperadamente el inspector Tao, experto en informática y persona normalmente muy meticulosa, otorga credibilidad y va encajando a posteriori.
El capítulo explica muy bien cómo el foco del crédulo da relevancia a unos elementos frente a otros y ensancha el significado de las predicciones para que encaje en la versión final a la que se ha llegado siguiendo las pruebas del caso (fragmento del capítulo en vídeo;  detalles sobre el argumento aquí).

Pues bien, la estadística intenta precisamente evitar la intrusión de las expectativas, creencias y los miedos del observador en el análisis. Se trata de ponérselo más difícil a las “intuicionistas” y los inspectores Tao del mundo para que no nos den gato por liebre al investigar casos policiales o al realizar o interpretar un sondeo electoral.

 

¿En qué “epo-serie” vives tú? ¿Eres de los que se apasionan con las series? ¿Has aprendido algo con alguna?

Cuenta tu punto de vista en un comentario.

 

También te puede interesar:

Dic 03

Cartas a un joven analista: el contexto como clave

By admin | analítica web , comunicación , estadística , formación , lenguaje , literatura , Madrid , recomendado , sociedad

Los seres humanos nos pasamos una gran parte de nuestro tiempo observando lo que nos rodea, detectando patrones y tratando de predecir comportamientos, tanto en el ámbito personal como en el profesional. A la hora de recoger información y procesarla a menudo confundimos lo relevante con lo casual, dejamos a un lado datos que son importantes o extrapolamos de manera incorrecta. La siguiente situación real me parece una buena forma de ilustrar cómo se produce la recogida de datos y la interpretación en nuestra vida cotidiana.

 

Estoy en la puerta de una academia a la que llevo acudiendo unos meses, en el descanso de las seis. Una mujer pasa con un Mini que tiene un raspón muy visible en un lateral y lo aparca en la acera a escasos metros de un taller de chapa y pintura. Se baja del coche dejando los intermitentes puestos. El coche bloquea completamente la acera estrecha y además hay una señal de prohibido aparcar.

El raspón y el lugar donde ha aparcado me hacen pensar que la conductora viene a dejar el coche en el taller de unos metros más adelante como he visto hacer en casos parecidos en días anteriores. Sin embargo, la mujer alta y rubia con pinta de extranjera que veo bajar con prisa del coche camina en sentido contrario y se mete en un portal.
Unos minutos después, la mujer sale del portal con tres niños rubios como ella.
Suben al coche y se van.

Antes de volver a mi clase de diseño gráfico dedico unos minutos a procesar lo que he visto y lo que he pensado.

 

Foco, fondo y contexto

Foco, fondo y contexto (Fuente: Pixabay)

 

Y me digo que todo es cuestión de contexto. Una vez que la pequeña historia ha terminado y que conozco someramente a los personajes y sus circunstancias, descubro que el contexto relevante era el dato de que la conductora tenía hijos y que estos estaban en ese portal, es decir, poder establecer que lo relevante para que la señora aparque ahí es la cercanía del portal y no la cercanía del taller.
El raspón del coche en esta situación no era un signo relevante, aunque a menudo haya visto coches con desperfectos parecidos aparcar en segunda fila o sobre la acera próxima al taller y después meterse en él (fenómeno frecuente pero no relevante).

El contexto y su relevancia se van moldeando según obtenemos más datos y datos más precisos y somos capaces de desechar como ruido aquellos que no aportan información (en este caso, la cercanía del taller). La dificultad o la paradoja es que para determinar qué es ruido debes tener contar ya con una interpretación y que el propio ruido te hace más difícil alcanzar una interpretación ajustada.

Cuando se acerca el “desenlace” hay que hacer una lectura retrospectiva de las “pruebas” y obtener una interpretación que cuadre mejor, como en las buenas novelas o en la investigación científica.

 

Pantalla de portátil con tres gráficos

Gráficos para representar dimensiones y tendencias

 

Es como si la clave de sol no apareciese hasta que nos hubiéramos expuesto a un fragmento suficiente de la pieza musical y eso nos obligase a volver a interpretar toda la partitura a la luz de esa nueva información.

El análisis estadístico se parece mucho a esta escena, por la importancia de recoger los suficientes datos relevantes, ser capaces de apartar los no relevantes y tener un conocimiento suficiente del contexto.

 

——

Si te ha gustado este post, puedes seguir fácilmente el blog suscribiéndote a él de forma gratuita. Busca la sección “Suscríbete al blog” al final de la columna derecha.

Detalle de la portada del libro El arte de medir
Nov 25

¿Cuánto “pesa” la portada de un libro en una venta?

By admin | analítica web , comunicación , digital , diseño , formación , publicidad , recomendado , redes sociales

Hay un dicho inglés que aconseja literalmente no juzgar un libro por su portada (Don’t judge a book by its cover), pero a menudo eso es precisamente lo que hacemos, observar la portada y preguntarnos si nos va a gustar o no el libro y experimentar una respuesta emocional positiva o negativa. Así que la pregunta es ¿cuánto importa el diseño de la cubierta de un libro?, ¿hasta qué punto influye en nuestra decisión de comprarlo o no?

En este post me voy a centrar sobre todo en mi propia experiencia con un libro en concreto. En cualquier caso, supongo que cuanto más visual sea la persona que observa la portada y cuanto más impulsiva sea, mayor impacto tendrá la portada en su decisión, por no mencionar el tipo de libro que sea, ya que por ejemplo si se trata de un libro de texto para un estudio reglado el peso del diseño será menor, por el carácter obligatorio del libro.

El otro día compré el libro “El arte de medir” de Gemma Muñoz y Tristán Elósegui. Lo había visto varias veces en los anaqueles de las librerías, cerca de otros libros de temática parecida que terminaba comprando, pero curiosamente este libro siempre lo dejaba a un lado.

 

Portada del libro El arte de medir

Creatividad e imagen cubierta Pilar de Terán y Raúl Guitián / Diseño de cubierta XicArt

 

 

¿Qué te parece esta portada? ¿Te parece atractiva? ¿Basándote sólo en el diseño, de qué crees que va el libro?

A mí no me parece atractiva. De hecho, desde la primera vez que vi el libro, me pareció que la elección y disposición de sus elementos se deslizaba peligrosamente hacia el terreno de lo kitsch. La referencia a lo japonés era evidente, pero me parecía que aquello representaba la cultura y la estética niponas con el mismo rigor y sutileza que el toro de plástico encima de un televisor sobre un mantelito de ganchillo sintético representa lo español.

La tipografía empleada en el título, de inspiración japonesa, y creada para la ocasión a mí me resulta naif y desafortunada, porque no se parece a los ideogramas chinos, que constituyen la base de la escritura japonesa y tampoco reproduce la gestualidad de la caligrafía japonesa, ni juega con la transparencia e irregularidad de la tinta y del pincel empleado en esta técnica de escritura, sino que utiliza una tinta densa de trazo regular y letras de perfiles predominantemente rectos, impropios del universo que se trata de recrear.

Muestra de escritura japonesa

Muestra de escritura japonesa con su trazo fluido y su acumulación de tinta característicos

 

Además de la (para mí) desafortunada elección de la tipografía y el color del título, la cubierta del libro mezcla una serie de tópicos “japonoides”, la katana y el paisaje, cuya relación con el tema del texto no queda clara hasta que vemos que la katana en realidad es una cinta métrica, cosa que aporta claridad a costa de zambullirse en el terreno del pastiche.

 

"La gran ola de Kanagawa", grabado de Hokusai

“La gran ola de Kanagawa” de Hokusai, con su característico juego de curvas, diagonales y repeticiones y su cuidadosa composición

 

En resumen, en términos de diseño, aquella portada me recordaba más a la carátula de un videojuego de artes marciales del “top manta” que a un libro interesante de analítica web escrito por expertos.

Meses después, buscando bibliografía sobre analítica web, descubrí que los libros en castellano más citados sobre esta materia son los de Gemma Muñoz y Tristán Elósegui y concretamente este. Hasta entonces, como comentaba, el aspecto naif y amateur de la portada me habían llevado a pensar que el contenido del libro también lo sería.

El libro no era como la portada

Me equivocaba. Por lo que he podido ver en mi primera “cata” una vez comprado el libro, el contenido está muy bien, el índice es completo y progresivo y el texto desprende un entusiasmo contagioso. Sin embargo, en lo que se refiere a la maquetación y edición el libro es bastante mejorable. Los epígrafes van destacados sobre un fondo gris (elección poco estética y que dificulta la legibilidad porque la letra es negra), en los destacados se usa demasiado la letra cursiva, en un cuerpo pequeño y sobre un fondo gris (factores que de nuevo disminuyen la legibilidad) y hay párrafos enteros en negrita (cosa que arruina el énfasis que se pretende dar a una parte y “carga” demasiado la página). Faltan bastantes tildes y se nota que el texto no ha tenido una edición profunda.

En resumen, un contenido muy prometedor, con una edición y una maquetación francamente mejorables, como desgraciadamente le sucede a muchos libros de los últimos tiempos.

Conclusiones

Aunque es evidente que mi percepción de los errores estéticos de la cubierta es muy subjetiva y que mucha gente no la compartirá, creo que se pueden extraer dos conclusiones de lo expuesto hasta aquí.

La primera es la importancia de la cubierta a la hora de generar una emoción positiva o negativa respecto a un libro. Los diseñadores y editores tendrán que analizar quién es su público objetivo y esforzarse por determinar si los diseños elegidos resultarán  atractivos o no para estos compradores potenciales.

La segunda conclusión es que el tono “espontáneo” y desenfadado de la estética bloguer no tiene por qué funcionar en la portada ni en los interiores de un libro. En concreto, las tipografías, destacados y espaciados que funcionan razonablemente bien en los textos de un blog no tienen por qué encajar en un libro, y además el aspecto “cuaderno de notas” de un diseño tipo página de Word (los epígrafes sobre fondo gris, los recuadros de texto tan primitivos) no es necesariamente una buena elección para un libro “profesional” de 186 páginas que cuesta 18 euros y que podría (y en mi opinión debería) beneficiarse de las múltiples opciones que ofrecen programas de maquetación como InDesign.

Escena de comecocos con dos envolturas de queso minibabybel
Nov 19

Cómo saber si estás obsesionado con el diseño gráfico (I)

By admin | comunicación , digital , diseño , humor , psicología , publicidad , recomendado

Algunas profesiones o actividades, sobre todo si son vocacionales, marcan de forma muy visible a quienes se dedican a ellas. Ilustradores, maquetadores, fotógrafos, diseñadores gráficos, creativos y dibujantes suelen desarrollar algunos hábitos muy concretos respecto a lo que ven, a su manera de percibir y respecto a la forma en que interactúan con lo que observan.

Los siguientes diez síntomas te ayudarán a determinar si es este es tu caso y estás obsesionado con el diseño gráfico.

 

1 Ves histogramas por todas partes.

 

Logo de Teatros El Canal en puerta de cristal

Logo de Teatros El Canal en la puerta de acceso

 

2 Cuando ves nubarrones grises, en lugar de coger un paraguas, piensas “qué degradado más chulo”.

 

Atardecer rosado con nubes grises

Atardecer rosado con nubes grises

3 A menudo te dices a ti mismo que la vida sería más sencilla si los comandos de copiar y pegar se pudieran usar en el mundo real.

4 Cuando ves un fondo de escritorio bitmap te preguntas de qué banco de imágenes lo habrán sacado y qué filtros lleva.

5 Si ves una taza de leche lo primero que piensas es “ese balance de blancos…”.

Tazas con líquidos blanquecinos

Foto tomada con flash de tazas con líquidos blanquecinos

 

6 Ves destellos por todas partes, como los de Illustrator.

7 Para ti edredones y cojines son simplemente superficies cubiertas de diseños geométricos más o menos acertados.

 

Detalle de motivos geométricos de color en un cojín

Detalle de motivos geométricos de color en un cojín

8 Cuando ves algunas fotos tuyas, de familiares o amigos piensas “lástima de desenfoque gaussiano”.

 

9 Una simple mancha de café se convierte en una circunferencia con gotitas casi fractales o incluso en una célula bajo un microscopio.

Mancha de café con efecto viñeta

Manchas de café con efecto viñeta

 

10 Sabes que cualquier situación cotidiana esconde personajes del mundo del diseño gráfico deseosos de que los liberes.

 

Escena de comecocos con dos envolturas de queso minibabybel

Escena de comecocos con dos envolturas de queso minibabybel

Nov 11

Mi experiencia con un curso MOOC (II)

By admin | 2.0 , comunicación , digital , formación , Idiomas , inglés , psicología , recomendado , recursos humanos , redes sociales , traducción

En este post os contaba la primera parte de mi experiencia con un curso MOOC (curso online masivo y gratuito) de Coursera llamado “Learning How to Learn” sobre técnicas para mejorar el aprendizaje, impartido por la Universidad de California en San Diego, bajo la dirección de Barbara Oakley y Terrence Sejnowski. He querido conocer de primera mano en qué consisten estos cursos y contrastar mi experiencia como alumna con lo aprendido en mis años de editora de cursos online, asesora pedagógica y diseñadora instruccional. He aquí la segunda parte de mi “viaje”.

 

Página de presentación del curso "Learning How to Learn"

Página de presentación en español del curso “Learning How to Learn”

Lecciones segunda y tercera

La segunda y la tercera lecciones del curso las hago con retraso, por circunstancias personales. La flexibilidad de los MOOC puede ser al mismo tiempo su mayor ventaja y su mayor inconveniente para alumnos poco organizados o poco constantes.
A mitad de semana, el alumno recibe un recordatorio de que le quedan unos días para completar la siguiente lección a través de un correo con un asunto como: “Week 2 deadline approaching quickly”. El tono del email es cordial y motivador y el correo incluye un enlace al curso dentro de un botón de llamada a la acción (CTA, Call to Action) para evitar que tengas que buscar la url en tus favoritos o en tu buscador.

Si pasado el domingo no completas las tareas de la semana, recibes un correo con un asunto del tipo: “Week 2 deadline has passed” (la fecha límite de la semana 2 ha pasado). El correo de deadline para la lección 2 se me ha quedado sepultado bajo decenas de correos, pero sí leo el de la lección 3, en el que me comentan en tono cordial que la fecha límite para las tareas de la semana 3 fue el día anterior pero que aún puedo “catch up”. Me recuerdan la fecha límite para entregar las tareas de todo el curso y me indican que pasada esa fecha no admitirán tareas. Me animan a ponerme al día y terminan el correo con un “You can do it!” justo antes del call to action con el enlace al curso.

Fechas límite y motivación

Analizado en términos de persuasión y retórica, el texto del correo me llama al orden pero al mismo tiempo me motiva y me pone fácil “reengancharme” al curso, tanto en un plano emocional como en el práctico. El resultado es que busco un hueco para completar la lección 2 y la completo con éxito (obtengo un 12 sobre 12), aunque esta vez he tenido que ver más de una vez alguno de los videos porque se me escapaban algunos conceptos, debido a que el material de esta parte no lo había leído en el libro base del curso en español (“Abre tu mente a los números- Cómo sobresalir en ciencias aunque seas de letras”) y también por culpa de las interrupciones mientras escuchaba los videos.
Antes de completar la lección 2 he revisado brevemente la bibliografía y el contenido extra (no obligatorio) de la lección 1, pero no he participado en los foros, no he subido mi videopresentación ni tampoco he visto las videopresentaciones de mis peers (mis pares) porque mi objetivo era centrarme primero en la lección 2.

 

Profesores del MOOC "Learning How to Learn"

Profesores del MOOC “Learning How to Learn”

Profesores de carne y hueso

Durante las lecciones 2 y 3 me sorprende menos el aspecto físico de la profesora. Me doy cuenta de que ya me he acostumbrado al aspecto actual de Barbara Oakley, mientras que en la primera lección me costaba reconocer en los videos de la profesora a la persona retratada en la foto de la ficha del curso, en su libro y en su página web.

Un detalle que me gusta es que en la parte en la que se habla de la importancia de los errores para fomentar el aprendizaje, Barbara publica una toma falsa suya en la que se ve que se ha equivocado y tiene que repetir la toma. Este tipo de detalles de coherencia, humor y toque humano enriquecen el curso y le dan un plus.
Al ir sucediéndose los videos-presentaciones de Oakley noto que se empieza a convertir en alguien más cercano y entrañable, como ocurriría con un profesor en una clase presencial. Sin embargo, sus manos en estado de artrosis avanzada me siguen impresionando y pienso que es todo un ejemplo de superación.

En el material extra, en una de las entrevistas, aparece el cuarto de estudio de Barbara Oakley y veo que tiene el mismo ratón que yo, cosa que genera cierta conexión o empatía.

Parte social del curso

He hecho un apunte mental de participar más y ver con detalle cómo son mis compañeros de clase en próximas oportunidades. En la lección 2 el sistema apenas ha insistido en que solicite la certificación del curso. En la primera lección salía un pop-up todo el tiempo sugiriéndomelo, pero se ve que lo han programado para que la frecuencia de estos anuncios disminuya según se avanza en el curso.
El asunto de hacer un video de presentación contando quién soy me sigue resultando poco apetecible, además de que no tengo tiempo. Pero sé que sería buena idea buscar un hueco para hacerlo, porque me ayudaría a trabajar mis habilidades de comunicación y me ayudaría a hacer networking.

Contenido y enfoque

El enfoque y la estructura de la lección de hoy son muy parecidos a los de la semana pasada, aunque esta vez participa menos el “co-professor”. Al final de cada video-clase principal hay un minitest y después del resumen hay un test de “retrieval” más extenso con 12 preguntas para obligarte a “recuperar” la información. Muchas de las preguntas del minitest se repiten en el test final, aunque variando el orden de las respuestas (las famosas baterías que aparecerán de manera aleatoria que todos los guionistas multimedia conocemos). El formato preferido de preguntas es el aquel en el que son válidas varias, normalmente todas o casi todas. Siguen poniendo algunas respuestas trampa (que no tienen nada que ver con el tema o con lo explicado), pero en general hay menos preguntas trampa que en la lección anterior. El sistema de evaluación se va “afinando”.

A la hora de explicar el contenido, siguen utilizando muchas metáforas visuales, que te ayudan a comprender y memorizar los conceptos. Y también hay pequeñas encuestas sobre qué parte te ha parecido más útil para tu aprendizaje de todo lo visto. Suelen dar feedback final en los test, en los que suele aparecer “Bien hecho” o “Lo sentimos pero…” en español y el resto en inglés. La mezcla de idiomas desconcierta un poco al principio.

Cursos más populares del catálogo de MOOC de Coursera

Cursos más populares del catálogo de Coursera en octubre 2015

Dificultades con el idioma

El inglés tiene un grado de dificultad media que me resulta bastante asequible, aunque en la parte de los neurotransmisores me ha costado entender algunos términos porque la pronunciación varía mucho respecto a la grafía y no estoy acostumbrada a oír charlas en inglés sobre ese tema. Por otra parte, pienso que además de aprender la materia el curso me sirve para mantener fresco mi inglés oral. Podría descargarme la transcripción de los videos en español o verlo con subtítulos en español, pero prefiero oírlo en inglés y repetir las partes que no me queden claras, aunque esto lleve más tiempo.

Cuestiones técnicas

Un problema técnico que he detectado es que cuando quieres repetir un video, como el siguiente se lanza automáticamente en unos segundos, aunque pares el nuevo haciendo clic en el icono de pausa, la ventana del nuevo video se queda ahí y tapa el texto de la parte derecha del video que ves por segunda vez. Debería haber alguna forma de hacer desaparecer esa ventana para que no estorbe en las repeticiones.
Esta vez, a la hora de completar el test, el sistema reconoció rápidamente mi patrón de tecleo, pero la cámara me dio un problema porque había tapado la lente de la webcam a raíz de un artículo sobre hackers que acceden a webcams ajenas. Creo que el estar estudiando por tu cuenta en la intimidad de tu cuarto hace que el mero hecho de hacer el examen y activar la cámara te sobresalte un poco, pero imagino que la repetición hará que sea más fácil en lo sucesivo.

Test final de la lección

El test final de la semana 3 incluía dos preguntas de las 2 semanas anteriores. Mientras completo el test, noto que estoy teniendo que hacer un esfuerzo extra para recordar las respuestas correctas, pero lo consigo y pienso que está muy bien que Oakley y su socio apliquen la “spaced repetition” en sus test, que sean coherentes con lo que predican.

Obtengo un 14 sobre 14 y me doy cuenta de que un par de errores cometidos en la parte de “Retrieval Practice” (práctica de recuperación, un test intermedio que te fuerza a recordar lo que acabas de ver) me han servido para repasar esa parte y hacerla bien ahora, en la línea de lo que explica Oakley sobre lo útil que es cometer errores en el aprendizaje como forma de detectar fallos y corregirlos. En otras palabras, he hecho un test perfecto gracias a un par de errores cometidos en la parte de “retrieval”, lo que demuestra que Oakley está en lo cierto cuando insiste en la importancia del autotest y el retrieval en el aprendizaje. Tomo nota mental para aplicar este tipo de repaso basado en autopreguntas y comprobación de respuestas a las materias que aprenda en lo sucesivo.

Para leer la siguiente entrega de la serie sobre los MOOC, haz click aquí:

También te puede interesar:

 

Cómo mentir con estadísticas, un libro clásico
Nov 09

Libros sobre analítica web que debes leer

By admin | analítica web , digital , economía , libros , negocio , publicidad , recomendado

Al pensar en analítica web los primeros nombres que suelen desplegarse en nuestro “buscador” mental son los de figuras como Avinash Kaushik, Gemma Muñoz, Tristán Elósegui, Eric Peterson, Adam Greco, Justin Cutroni o Dan Zarella.
Todos ellos merecen ocupar la parte alta de la pantalla del buscador para las keywords “web analytics”, pero dado que la tarea del analista digital, además del análisis y el mundo web, implica el conocimiento y la capacidad de evaluar otros aspectos muy diferentes, el tránsito de aprendiz de analista web a analista profesional requiere que este vaya “amueblando” su cabeza con ciertas piezas básicas de distintas formas y tamaños.
Veámoslo en detalle. La tarea del analista web implica habilidades tales como: conocimientos de estadística, de software de recogida y tratamiento de datos, de comportamientos, nociones sobre arquitectura web y usabilidad más cuarto y mitad de código, conocimiento de los resortes del mundo de los negocios así como de marketing y publicidad, saber medir, visualizar e interpretar los datos y ser capaz de dar recomendaciones relevantes y certeras en cuanto a negocio.
En esta nueva sección o serie de mi blog llamada “Cartas a un joven analista” iré recomendando libros que me parecen imprescindibles para introducirse con garantías en el mundo de la analítica digital.
Uno de los aspectos fundamentales es la estadística, ya que el analista digital necesita entender cómo funcionan los grandes números, las tendencias y factores como la media, mediana, moda y otros elementos de estadística básica. Existen distintos libros introductorios que explican estos conceptos, con distintos enfoques y mayor o menor acierto. Hoy me gustaría recomendar “Cómo mentir con estadísticas” de Darrell Huff porque me parece un libro magnífico.

Cómo mentir con estadísticas
Título original: “How to Lie with Statistics” (primera edición en inglés 1954)
Traducción:  (1965) Octavio Freixas Ortega
Ilustraciones de Irving Geis
Editorial Crítica. Junio 2011
146 páginas.

Portada de la versión original del libroCubierta del libro en su edición en castellano

 

Se trata de un libro clásico publicado en 1954 pero plenamente vigente en 2015. Tiene un título un poco engañoso, ya que en realidad también se podría llamar “Cómo asegurarse de que las estadísticas no mienten”. Es un texto corto y delicioso, con dibujos de Irving Geis que realmente ilustran y con un breve glosario. La traducción al castellano de Octavio Freixas Ortega es magnífica, pese a que es de 1965 y que tiene algún desliz puntual.

A los aspirantes a analistas que cuenten ya con una buena base estadística el libro no les enseñará nuevos conceptos, pero les servirá para refrescarlos, les ayudará a explicarlos de forma inteligible a sus jefes o clientes y les hará pasar un rato de lectura estupendo.
El texto de la solapa del libro indica que según la revista “Statistical Science” este título es el libro de esta temática más vendido de la segunda mitad del siglo XX. No he comprobado la fuente ni los datos en que se basa la revista para afirmarlo, pero lo que sí puedo decir de primera mano es que este libro de Huff es una  lectura deliciosa. Bien escrito, ameno, divertido, trufado de ilustraciones bien elegidas y esclarecedoras, va desmotando errores comunes en la interpretación de datos partiendo de ejemplos cotidianos (las propiedades de la pasta de dientes y los cereales del desayuno, los percentiles de crecimiento de los niños, la utilidad de ciertas vacunas, el escurridizo concepto de “normal”) y muestra de manera clara los requisitos de todo análisis estadístico para ser tenido en cuenta.

 

Ejemplo de fragmento “delicioso” del libro:

“Si no le importa, empezaré atribuyéndole dos hijos. A Pedro y a Linda (podríamos haberles puesto nombres que estuviesen más de moda) les han pasado un test de inteligencia, como se hace con otros muchos niños en el transcurso de sus años escolares…”. (Op. Cit. pag 47)

 

El libro incluye una introducción, 10 capítulos y un breve glosario de 18 términos. A continuación reproduzco el título de los capítulos en cursiva y un breve resumen de su contenido:

1.    La muestra que presenta un valor de influencia en sí misma – Sobre la importancia de la muestra
2.    El promedio bien escogido – Sobre la importancia del tipo de promedio elegido (media, mediana y moda)
3.    Las pequeñas cifras que no aparecen – Errores por muestras demasiado pequeñas
4.    Mucho ruido y pocas nueces – Error probable, desviación estándar y diferencias no significativas
5.    El gráfico exclamativo – Cortar gráficos, modificar proporción entre abscisas y ordenadas o exagerar la incidencia de un factor
6.    El personaje de la gráfica – iconos no proporcionales o que suscitan malinterpretaciones (vaca creciente, bolsa del carpintero dos veces más grande)
7.    La cifra indirectamente relacionada – si no puede demostrar lo que quiere, demuestre otra cosa y haga ver que es lo mismo.
8.    El “post hoc” aparece de nuevo – una correlación no es una causa
9.    Cómo “estadistiquear” – Cómo informar mal usando estadísticas descuentos calculados sobre el precio final, no indicar la forma de calcular un beneficio, sumar porcentajes como si fueran unidades.
10.    Cómo enfrentarse con las estadísticas – lista de comprobación para validar una estadística: 1 quién lo dice, 2 cómo lo sabe, 3 qué falta (número de casos, error probable, desviación estándar, tipo de promedio, término de comparación; si ofrecen estadística, cuál es el material numérico de base); 4 ¿dio alguien cierto giro a la información? 5 ¿tiene sentido?

 

El gráfico siguiente recoge los términos del glosario de la parte final de How to Lie with Statistics.

Glosario de términos estadísticos del libro de Huff

Nube de tags con los términos del glosario de Huff

También te puede interesar:

Nov 04

Apuntes de tipografía II: ironías y anacronismos

By admin | comunicación , digital , diseño , economía , humor , psicología , publicidad , recomendado , tipografía

Hace unos días os proponía un experimento con seis tipografías distintas para observar cómo la elección de cada una de ellas influía en la imagen de seriedad y flexibilidad que proyectamos en el observador. Hoy me gustaría ir un poco más allá y proponer un juego que requiere una observación detenida y sutil.

Observa los siguientes gráficos y señala a cuáles de ellos les ves cierto punto irónico por la relación entre el diseño y el contenido y cuál o cuáles presentan cierta incoherencia histórica.

Gráfico 1

Términos de estadística del siglo XX con letra gótica

Términos de estadística contemporánea con tipografía JSL Blackletter (creada con Wordle.net)

Esta letra de caligrafía gótica es atractiva y elegante, aunque no demasiado legible. Además, hay algo extraño en el conjunto, ¿no te parece?

Gráfico 2

Gráfico con tipografía Kenyan Coffee. Fíjate sobre todo en el "pilar" del gráfico

Gráfico con tipografía Kenyan Coffee (creada con Wordle.net)

 

Pista para este gráfico: Fíjate sobre todo en la parte inferior.

 

Gráfico 3

 

Observa la parte superior del gráfico, la especie de torre

Gráfico con tipografía Kenyan Coffee (creada con Wordle.net)

Pista: Observa la parte superior del gráfico, la “torre” central.

 Soluciones

Veamos las soluciones. La gráfica nº 1 resulta bonita pero irónica porque representar en letra gótica conceptos estadísticos que se acuñaron siglos después tiene su punto anacrónico. Además, la letra caligráfica de este tipo hace pensar en amanuenses, en una tarea que se realiza a escala individual y no en los grupos y los grandes números que suele emplear la estadística.

La gráfica 2, que casualmente utiliza la misma tipografía que la 3, presenta el rasgo irónico de que si la contemplamos como un edificio, su pilar, la base sobre la que se sustenta y que le permite elevarse es el “Error Probable“. Es irónico y al mismo tiempo no lo es, porque conocer e informar del error probable de un estudio estadístico es  importante y constituye un buen punto de partida para evaluar la validez de los datos.

A la gráfica 3 le pasa algo parecido a lo que ocurría con el anterior. Si consideramos el diseño como una infografía y nos fijamos en la parte superior observaremos que lo que hace ganar altura a nuestro gráfico es de nuevo el “Error Probable”. A primera vista disponer de un mirador elevado gracias a algo llamado “Error Probable” no parece muy prometedor. Sin embargo, como ocurría en la gráfica anterior, esta disposición no resulta tan irónica porque conocer e indicar cuál es el error probable de un análisis estadístico es un buen punto de partida que nos puede dar amplitud de miras.

Los gráficos de este post los he creado con la aplicación online gratuita Wordle.net

También te puede interesar:

Nov 02

Apuntes de tipografía: serio y flexible

By admin | comunicación , digital , diseño , escritura , psicología , publicidad , recomendado , tipografía , usabilidad

Cuando eliges una portada para tu informe, un tipo de letra para tu presentación o un diseño concreto para tu blog estás enviando un mensaje gráfico a tus lectores. La tipografía, el diseño y la maquetación tienen mucho peso en nuestra percepción de los contenidos a los que somos expuestos, porque el medio visual elegido establece un marco desde el cual interpretamos el mensaje. Pero, ¿sabes de qué manera ocurre?

Te propongo un experimento para verlo de forma muy directa. Observa los dos siguientes gráficos creados con términos de estadística y dime cuál te parece más fiable.

Gráfico 1

Glosario letras movidas editado

Nube de términos con tipografía tipo imán de nevera (Alpha Fridge Magnet All Caps de Worle.net)

 

Gráfico 2

 

Los mismos términos con otra tipografía

Los mismos términos con otra tipografía (Vigo- Wordle.net)

La irregularidad y el movimiento de las letras del gráfico 1, que representan los imanes típicos de la nevera les da cierto atractivo visual pero al mismo tiempo hace que no sean adecuadas para un mensaje técnico como el de este caso (da la sensación de que  que las medias fueran a estar mal calculadas, por ejemplo). La tipografía del gráfico 2 con letras bien definidas y disposición recta y ordenada es mucho más acorde con el tema estadístico del mensaje y le da mayor credibilidad.

 

Veamos el siguiente par de gráficos. ¿Cuál de los dos te parece más serio y fiable?

 

Gráfico 3

Mismos términos con letra de tipo manuscrito

Mismos términos con letra de tipo manuscrito (Enamel Brush- Wordle.net)

Gráfico 4

 

mismos términos con letra de palo muy limpia

Los mismos términos con letra “de palo” muy limpia (Expressway Free-Wordle.net)

 

Al comparar estos dos gráficos, encontramos que el gráfico 3 emplea una tipografía más irregular, parecida a la letra manuscrita, que le resta credibilidad al mensaje ya que incluso en algunas palabras cuesta distinguir la “a” de la “o”. La irregularidad del trazo hace que la maquetación también sea necesariamente irregular.

Por su parte, el gráfico 4 resulta claro, limpio y transmite una gran sensación de credibilidad y profesionalidad. Los colores de ambos gráficos están en la misma gama, por lo que el color aquí no contribuye a la diferencia.

Demos un paso más allá con el siguiente par y juguemos un poco a la “adivinación” tipográfica. ¿Con quién preferirías negociar, con el autor del gráfico 5 o con quien ha diseñado el gráfico 6?

Gráfico 5

Tipografía rotunda y  contundente

Tipografía rotunda y contundente (Tank Like de Wordle.net)

Gráfico 6

Mismos términos con tipografía Mail Ray Stuff

Mismos términos con tipografía Mail Ray Stuff de Wordle.net

 

Esta pregunta tiene un mayor grado de subjetividad y la respuesta se puede ver influida por factores personales extratipográficos. En mi caso, yo preferiría negociar cualquier cosa con la persona del gráfico 6, ya que los trazos redondos, las pequeñas asimetrías e inclinaciones de las letras unidos a los espacios en blanco dan la sensación de que la persona que lo ha dibujado es más flexible, abierta e imaginativa que el autor del “aplastante” gráfico número 5. El número 6 es un gráfico orgánico, con margen para otras personas e ideas y con aire para respirar.

Sin embargo, las letras de bloque con gruesos perfiles del gráfico 5, el diseño lineal y recto, la densidad, el tamaño de letra y la falta de espacios en blanco me hacen pensar en alguien recio, muy contundente y poco abierto a lo nuevo. Los gruesos bloques de las letras parecen más piezas de un Tetris que verdaderas letras. En resumen, parece que el objetivo fuera ocupar todo el espacio y no dejar resquicio para nada más…

Los gráficos de nube de tags de este artículo recogen los términos del glosario del libro “Cómo mentir con estadísticas” de Darrell Huff y los he creado con la aplicación online gratuita Wordle.net. Este programa permite elegir la disposición de las palabras (Layout), la paleta de colores y el fondo (Color) y la tipografía (Font). Para aumentar el tamaño de letra de los términos que se quieran destacar hay que repetir el concepto en cuestión (a mayor número de repeticiones mayor tamaño). Hay que emplear términos de una sola palabra para que no aparezcan por separado (de ahí que yo haya escrito “MediaAritmética” y no “Media aritmética”).

Si te interesa el diseño gráfico y la tipografía te recomiendo que entres en la aplicación y trastees porque se pueden hacer cosas muy curiosas y aprender sobre la marcha.

Oct 28

Cómo transformarán los datos el negocio

By admin | analítica web , comunicación , digital , economía , negocio , portada , recomendado

En la charla TED que aparece a continuación, Philip Evans explica los cambios que se van a producir en el mundo de los negocios como consecuencia de los datos. El video es en inglés con subtítulos en español.

 

Aquí va mi pequeño resumen de la charla de Evans, en forma de ideas-fuerza.

  • La estrategia de negocio ha cambiado al cambiar la tecnología.
  • El concepto de estrategia de negocio se basa en las aportaciones de Bruce Henderson y Michael Porter.
    • Henderson tiene un enfoque “napoleónico” y militar, que consiste en aglutinar una gran masa para vencer al enemigo débil. Conceptos básicos: retornos crecientes, escala, experiencia. Según su enfoque, la ventaja competitiva se obtiene siendo más numeroso y acumulando más experiencia.
    • Porter comparte algunos aspectos de la visión de Henderson pero la enriquece y matiza con conceptos como la cadena de valor, que está compuesta por distintos elementos (desde la materia prima hasta el producto final). A cada uno de los elementos hay que aplicarle una estrategia distinta. La ventaja del producto final será la suma de la media de la ventaja de las partes. Concepto clave: costes de transacción.

Los costes de transacción tienen dos componentes fundamentales:

  • El procesamiento de la información.
  • La comunicación (estos costes han bajado mucho a partir de 1995).

Los costes de transacción son el “pegamento” que mantiene unidas las cadenas de valor. Al bajar su precio, disminuye la necesidad de contar con organizaciones verticales y las cadenas de valor pueden romperse (aunque no es necesario que se rompan). Por ejemplo, un competidor puede usar su posición en uno de los puntos de la cadena de valor para penetrar, atacar o “desintermediar” en otro punto a su competidor. Un ejemplo de esto es el caso de las enciclopedias tradicionales y su sustitución por Wikipedia.

 

Economía

Transacción económica (Fuente: Pixabay)

 

Enciclopedias en papel versus Wikipedia

La parte más costosa del negocio tradicional de las enciclopedias en papel era la distribución, pero con la aparición de los CD e Internet la distribución del conocimiento se abarató mucho.

La parte clave de Wikipedia como negocio es la producción, el hecho de que sean los propios usuarios quienes crean el contenido (2ª generación de internet). Ya no hace falta la estructura institucional anterior, porque los individuos pueden producir contenidos sin ella. De esta manera se derrumban las economías de escala.

 

La tecnología está cambiando la estrategia de negocio

La tecnología está cambiando la estrategia de negocio (Fuente: Pixabay)

Repercusión de los datos masivos en los negocios

La tecnología está llevando la escala natural de las actividades más allá de los límites institucionales tradicionales y está redefiniendo la estrategia de negocio.

La competencia vertical se ha convertido en horizontal porque los gastos de transacción se han desplomado debilitando el “pegamento” que mantenía unida la cadena de valor, hasta el punto de que ésta se empieza a separar y la escala se está polarizando en torno a dos extremos opuestos: por una parte, algunas comunidades muy pequeñas están sustituyendo la producción corporativa tradicional y por otra cobran fuerza actividades como el big data que están solo al alcance de las grandes empresas.

Hoy en día la definición del negocio y del sector es resultado de la estrategia y no al revés como solía ser. Tenemos que descubrir la forma de compaginar el enfoque colaborativo con el enfoque competitivo, lo muy grande con lo muy pequeño (como ocurría con el genoma), las distintas motivaciones de los individuos dentro de las corporaciones con las motivaciones sociales de las propias instituciones.

Evans concluye diciendo que nuestra concepción de la estructura de negocio debe cambiar mucho.

 

También te puede interesar: