¿Cómo consigo que publiquen mi libro?

En España hay más autores que lectores. Así que no es de extrañar que de tanto en tanto alguien de mi entorno que conoce mi experiencia en el mundo editorial me confiese que ha escrito un libro y me pregunte cómo hacer para publicarlo.

La broma o chascarrillo sobre la superpoblación de autores en nuestro país lleva circulando entre nosotros décadas. Y sigue siendo –casi- cierta. El casi se debe a que la mayoría de los escritores y aspirantes a escritores tienen el buen sentido de ser grandes lectores y eso equilibra un poco las cosas.

La pregunta ¿Cómo hago para que me publiquen? es difícil de contestar porque depende de varios factores y porque cualquier respuesta realista deshinchará la idea que la mayor parte de los aspirantes a escritor tienen sobre la publicación de un libro.

Lo primero sería saber de qué tipo de manuscrito se trata: ¿es un manual de gramática francesa para alumnos de instituto? ¿es una autobiografía? ¿es un libro de ilustraciones? ¿es una novela o una colección de cuentos?

Persona escribiendo
Un miembro de la abundante “especie” de los escritores – Pexels (Pixabay)

El género de la obra y el propósito del autor determinan en gran medida el siguiente paso. Pero también hay unas cuestiones previas que conviene tener claras y que tienen relación con el asunto de la idea que se va a deshinchar como comentaba antes: la mayoría de los libros publicados no producen ningún rendimiento económico a su autor. El porcentaje del autor sobre el PVP del libro es muy pequeño y las ventas de libros en España son –en general- muy bajas.

Así pues, el mero objetivo económico –obtener dinero con su publicación- no justifica los esfuerzos que implica un libro.

Si el objetivo es dejar un legado, ver tu nombre en letras de molde en una estantería o algo semejante, la mejor opción –si dispones de un presupuesto suficiente- es contratar un servicio de autopublicación, en papel o digital, como prefieras que incluya tareas de corrección, edición, maquetación y promoción.

Si por el contrario lo que se pretende es compartir un conocimiento, una experiencia o una historia –real o ficticia- que se considera de interés para un amplio grupo de personas, el libro sí puede ser la vía, pero será necesario investigar y ser muy perseverante, porque es muy difícil publicar en un mercado tan saturado como el español.

Veamos un ejemplo: una profesora de francés ha preparado un libro sobre gramática para un curso concreto. Si el material que tiene entre manos es realmente bueno (útil, con la calidad suficiente y lo bastante distinto a lo que ya existe), lo suyo sería hacer una propuesta editorial y enviársela a las editoriales que publican ese tipo de obras. Este tipo de libros se suelen encargar o bien a especialistas de esa materia con cierto renombre o bien a docentes que trabajan en centros educativos grandes y que por lo tanto puedan prescribir sus libros a muchos alumnos (y garantizar unas ventas amplias que compensen el gasto de producir ese libro). En otras palabras, las editoriales de textos formativos de idiomas suelen encargan sus libros a autores que ellos eligen, pero si el material que les ofreces es realmente bueno –y encaja con la línea de la editorial y con sus planes de publicación- cabe la posibilidad de que te lo publiquen.

Biblioteca llena de libros
Biblioteca – Pexels (Pixabay)

Si el manuscrito es una novela, mi consejo es probar primero a mandarla a concursos literarios que cuadren con la extensión y la temática. Después, si la obra no resulta premiada, sería momento de investigar qué editoriales publican ficción de ese tipo y cuáles admiten manuscritos. Entonces habría que preparar una propuesta editorial con una sinopsis y detalles sobre a qué público le podría interesar la obra (título y autor; breve CV; muestra de escritura, información sobre cómo enfocar la venta y promoción; críticas si las tienes).

Para obras de ficción suele ser muy aconsejable conseguir los servicios de un agente literario que intermedie entre nosotros y las editoriales, pero en un país en el que hay –casi- más autores que lectores los agentes literarios a menudo tampoco admiten manuscritos.

En el caso de que quieras intentar la vía del agente, deberás primero ver qué tipo de representados tiene cada agente posible y elegir alguno que lleve a alguien que se pueda parecer a ti. Entonces, prepararás otra propuesta editorial, se la enviarás al agente y esperarás su respuesta pacientemente.

Si has escrito una novela con ciertas posibilidades de llegar a un público amplio, puedes intentar la vía de la autopublicación en Amazon, en versión digital y poniendo un precio muy competitivo. Si el boca-oreja funciona bien y las críticas de usuarios son buenas podrías vender muchos libros. Pero te tocaría maquetar primero tu libro con la herramienta de Amazon para que el libro digital se adapte al formato necesario (mobi o azw).

A lo anterior hay que añadir un paso imprescindible antes de publicar: la corrección del manuscrito. El ensayo sobre las costumbres de los topillos o la novela que va a revolucionar la historia de la Literatura deberán ser revisados en busca de errores ortotipográficos y de estilo y se deberán maquetar razonablemente como manuscrito (en Word), con un interlineado apropiado, partición de palabras, espaciados, paginación, puntuación y elementos de estilo gráfico si no queremos que el agente o el posible editor salgan corriendo.

Dos niños leyendo en un bosque
Dos miembros jóvenes de la escasa población de la especie llamada Lector – Sasin Tipchai (Pixabay)

Así pues, a la hora de intentar publicar un libro debes plantearte lo siguiente:

1º ¿Por qué quieres publicar un libro? Si la razón es compartir algo que te parece interesante o valioso para un grupo amplio de gente que probablemente esté dispuesto a pagar por ello, adelante. Si no es así, olvídate.

2º Piensa si la mejor vía es un concurso, una editorial o un agente. Pregúntate también si el público al que está destinada tu obra (su lector natural) lee libros en papel o libros digitales o ambos. La autopublicación en formato digital en Amazon es una opción barata y muy adecuada si tu lector suele leer en pantalla.

Revisa el manuscrito en busca de errores, erratas, faltas de ortografía y problemas de estilo. Si una editorial acepta publicar tu libro es posible que realice una edición ligera del texto que incluya una revisión ortotipográfica y de estilo, pero presentar un manuscrito descuidado y con errores hace disminuir drásticamente tus posibilidades de ser publicado.

Trabaja muy bien tu propuesta editorial, con tu sinopsis y la exposición sobre a qué tipo de lector le va a gustar el libro y tu muestra de escritura. Investiga qué está publicando la editorial a la que le vas a mandar la propuesta o averigua el tipo de autores que suele representar el agente literario que quieres contratar para ver si es un entorno en el que encajas.

5º Envía tu propuesta (en papel o de forma digital según sea la preferencia de la editorial o del agente a los que te dirijas) perfectamente redactada, revisada y maquetada y realiza un seguimiento; sin ser pesado pero con constancia.

Más información sobre cómo hacer una propuesta editorial para mandarla a una editorial o un agente aquí y aquí. 

POST SIGUIENTELos jueves, periodismo de investigación

Un pensamiento en “¿Cómo consigo que publiquen mi libro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.