Category Archives for "redes sociales"

Sep 25

El rey del Pictionary: comparativa de dos usuarios de emojis

By admin | comunicación , digital , diseño , humor , lenguaje , psicología , publicidad , recomendado , redes sociales

Hace unos días publicaba un post con 21 refranes cifrados en lenguaje emoji y otro artículo con las soluciones. Tratando de localizar la fuente o el creador de estos emojis refraneros supe de los 69 emojis con refranes de Rodrigo Sopeña.

Tras compararlos me resultó evidente que el autor de los 21 refranes no es el mismo que el de la serie de 69 porque en la serie amplia no están los 21 y dado que los 13 refranes que coinciden emplean algunos iconos diferentes.

Veamos la tabla comparativa de los refranes comunes.

Comparativa de emojis

¿Qué versión te gusta más? ¿cuál te parece más clara y cuál más divertida?¿y la más original?

Yo no tengo un favorito. La versión de Sopeña en general es más escueta, emplea menos elementos (ver 10, 11, 17 o 39 por ejemplo) y es más sintética, prescinde de las preposiciones y va directo al grano (frase 14). Por otra parte esta versión también presenta bastantes ambigüedades, como cuando representa la madera o el palo con un árbol en 35, cuando usa el check o visto como representación para “más vale” o cuando emplea la misma ola Hokusai para expresar la idea de la corriente y después para la tempestad.

Para gustos, los emojis.

 

Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de esta bitácora ve a “Suscríbete al blog”, al final de la columna derecha.

Sep 23

Camarón que se duerme…

By admin | comunicación , cuentos , digital , humor , lenguaje , recomendado , redes sociales , sociedad

Algunos temas y algunos artículos son como una madeja que uno empieza a desenredar y continúa desenredando durante semanas. Eso es exactamente lo que me ha ocurrido con la lista de refranes expresados en el lenguaje internacional de los emojis, que analicé aquí.

21 refranes expresados mediante emojis

21 refranes expresados mediante emojis

Como comenté en su momento, la frase que me resultó más surrealista de la lista de 21 fue la del refrán número 7 (“Camarón que se duerme se lo lleva la corriente”). Pues bien,  investigando en la red sobre ese refrán he encontrado un cuento infantil en versión minivideo sobre él.

También he encontrado dos canciones, una en versión de Ricki Maravilla.

Y otra versión festivo-playera de un bailarín desconocido.

Sep 18

Elogio de la edición (I)

By admin | comunicación , digital , Idiomas , lenguaje , publicidad , recomendado , redes sociales , sociedad

Nos hemos acostumbrado a leer frases como la siguiente:

“Me gusta mucho el deporte, sobretodo el fútbol”.

Hombre horrorizado al leer el adverbio "sobre todo" junto

Hombre horrorizado al leer el adverbio “sobre todo” junto (Fuente: Pixabay)

 

Si no has sentido un escalofrío a mitad de la frase te cuento por qué lo he sentido yo. Cuando usamos “sobre todo” con la idea de “especialmente” debemos escribir dos palabras, ya que la grafía “sobretodo” sólo es correcta cuando queremos hablar de una prenda de ropa parecida a un gabán o un impermeable. Pese a que la norma para la locución adverbial “sobre todo” es clarísima, los foros de internet, los periódicos digitales, los correos electrónicos y los informes de empresa están plagados de “sobretodos” con sentido de “ante todo” o “especialmente”. Veamos algunos ejemplos de esta grafía errónea:

 

Tweet no escapa al error en la grafía de "sobre todo"

Twitter no escapa al error en la grafía de “sobre todo” (Fuente)

 

El periódico gratuito 20 minutos merece un apartado para él solo. En el siguiente ejemplo la falta ortográfica se encuentra en el titular.

Titular de 20 minutos

Titular de 20 minutos (Fuente)

En este otro artículo de 20 minutos el error está en el cuerpo de la noticia.

Error en noticia sobre Podemos en 20 minutos

Error en noticia sobre Podemos en 20 minutos (Fuente)

 

El programa de Telecinco Sálvame también quería hacer su aportación.

Sálvese el que pueda...

Sálvese el que pueda… (Fuente)

 

La melodía del programa debería sustituirse por “Por favor, sálvame del “sobre todo” junto”…

 

Al otro lado del charco tampoco terminan de tener clara la grafía correcta de “sobre todo” en función de adverbio:

 

Ejemplo de una publicación digital de Chile

Ejemplo de una publicación digital de Chile (Fuente)

 

 

En México también hay cierta confusión:

Error ortográfico en medio mexicano

Error ortográfico en publicación digital mexicana (Fuente)

 

Europa Press tampoco escapa a esta fiebre del “sobre todo” junto, por ejemplo, en la publicación digital Infosalus, editada por ella.

 Infosalus.com

Error en Infosalus.com, sitio editado por Europa Press (Fuente)

 

 Motivos

¿A qué se debe este error tan generalizado que traspasa fronteras? Hay varias razones. La primera es que como existe el sustantivo “sobretodo” el corrector automático del procesador de textos no lo señala como error, la segunda es la influencia del término catalánsobretot” y la tercera y definitiva es la falta de interés por la ortografía.

Quizá habría que pensar además en ciertos problemas de memoria colectiva. Veamos si no el caso de un conocido periódico catalán. La Vanguardia tenía muy presente la diferencia entre “sobre todo” (adverbio) y “sobretodo” (sustantivo) según demuestra este artículo de septiembre de 2012.

 

 

Explicación de La Vanguardia

Explicación de La Vanguardia (Fuente)

 

Sin embargo, tres años después, el mismo periódico que advertía sobre la diferencia de significado, publicaba este artículo:

 

 

"Sobre todo" junto Vanguardia

La Vanguardia redacción de Madrid (Fuente)

 

Lo raro es que la noticia ha sido elaborada en la Redacción de Madrid donde ni siquiera se puede usar como atenuante el calco del “sobretot” catalán.

 

Para terminar, me gustaría hablar de un caso especialmente irónico. Se trata del diario satírico “Errado de Aragón”, cuyo nombre se basa en un juego de palabras con la cabecera de “El Heraldo de Aragón” y el adjetivo “errado”. Esta publicación parece hacerse un homenaje a sí misma cuando publica la siguiente nota.

 

Error en periódico electrónico Errado Aragon

Error en Errado Aragón (Fuente)

 

En fin, sobre todo, recuerda ponerte el sobretodo si hace frío…

También te pueden interesar:

Sep 16

La ortografía de las redes sociales

By admin | 2.0 , comunicación , digital , escritura , formación , Idiomas , lenguaje , libros , literatura , recomendado , redes sociales

Parece que nos hemos acostumbrado a ver (y tolerar) erratas y errores ortográficos en los contenidos de internet, justificándolos por la rapidez con la que se suelen redactar y publicar. Pero las cosas a veces llegan demasiado lejos:

He aquí, por ejemplo, una captura del correo para el restablecimiento de contraseña de Pinterest.

 

Errata en correo para cambio de contraseña Pinterest

Errata en correo para cambio de contraseña Pinterest

 

Además del horrible “eligir” también hay una falta de concordancia entre “listo” y el género del destinatario (en este caso yo) que se podría haber salvado con un “Listo/a” (que es una opción fea, pero más correcta), o incluso con un “List@” (que tampoco me gusta demasiado pero que recoge ambos géneros).

En algunos casos, se producen despistes a la hora de traducir la interfaz, como en esta captura de la aplicación web de Twitter:

 

Error de traducción en aplicación web de Twitter

Error de traducción en aplicación web de Twitter

 

En la newsletter para empresas de Twitter se dejan sin acento un título, lugar especialmente visible y crítico en cuanto a ortografía.

 

 

 

Errata en la newsletter de Twitter para empresas

Errata en la newsletter de Twitter para empresas

 

“SEGMENTACIÓN” debería llevar tilde porque la norma ortográfica señaló la obligatoriedad de acentuar las mayúsculas ya en la década de 1970, aunque muchos fabricantes de rótulos y muchos internautas parecen no haberse enterado.

Las comunicaciones electrónicas de la Casa del Libro, una de las mayores cadenas de librerías de España, tampoco escapan a la falta de revisión y a las erratas:

 

Erratas en el boletín electrónico de Casa del libro

Erratas en el boletín electrónico para socios de Casa del Libro

 

En este caso, no es solo que “parte” deba ir en singular, sino que también es incorrecto poner punto después de una admiración (tanto la admiración de cierre como la interrogación hacen las veces de punto).

Tras estos ejemplos resulta evidente la importancia de contar con un responsable de contenidos digitales con formación de corrector y/o editor, como yo misma 😉

 

 

Sep 07

El rey del Pictionary: introducción al idioma emoji

By admin | 2.0 , comunicación , digital , diseño , foto , humor , Idiomas , lenguaje , recomendado , redes sociales , traducción

Hace unos días me remitieron por Whatsapp una imagen con 21 refranes representados mediante emojis.

21 refranes expresados mediante emojis

21 refranes expresados mediante emojis

 

Me daban a modo de pista la primera solución (“A caballo regalado no le mires el diente”) para que me animase a tratar de descubrir los otros veinte refranes escondidos en los iconos de Whatsapp. Como me interesan los emojis y la comunicación visual, me puse a tratar de deducir qué significaban.

Mientras iba descubriendo algunos de ellos me fui fijando en mi proceso de decodificación, que me recordaba mucho a cómo abordo las traducciones inglés-español. Y en realidad el procedimiento que empleamos para interpretar emojis se parece mucho al de traducir de un idioma a otro, porque se trata de transformar un lenguaje visual en uno verbal y para ello atendemos a elementos que funcionan como vocabulario y otros que hacen las veces de elementos gramaticales y todo ello se realiza dentro del contexto cultural del emisor y el receptor.

De los 21 refranes “cifrados”, 14 me resultaron muy fáciles de identificar: mientras los traducía tuve la sensación casi de estar leyendo. Mi proceso de decodificación de estas 14 frases fue así: empezaba a “traducir” imagen por imagen y rápidamente en mi mente “saltaba” una asociación a un refrán completo que me permitía eliminar las connotaciones inapropiadas de la imagen y obviar ciertas incongruencias (de esto me daría cuenta después). En muchos casos ni siquiera necesitaba “leer” los últimos iconos.

Hubo sin embargo 7 frases visuales que se resistieron a mi interpretación. En algunos casos (nº 12) se me ocurrían varias posibles interpretaciones pero ninguna convincente, mientras que en otros (nº 9 y nº 13) intuía por dónde iban los tiros pero la traducción que obtenía no me cuadraba. El caso más llamativo y surrealista para mí fue la frase número 7 “¿gamba dormida no hace surf?”, “¿a la gamba dormida no le gusta el arte japonés?”.

 

Refrán número 7 pendiente de ser interpretado

Misterioso refrán número 7

 

¿Qué estaba pasando? ¿Cuál era el problema? Veamos si un poco de teoría de la comunicación nos ayuda a entenderlo. Cuando un “lector” se enfrenta a un código visual de este tipo lo que hace es decodificar imagen a imagen e ir combinando cada palabra obtenida con su “enciclopedia” de refranes para determinar si su interpretación signo a signo es correcta. El lector va modulando lo que ve/interpreta en función de su conocimiento del referente (el refrán “oculto”).

En el caso de la frase 7 de la gamba, fui descifrando literalmente los elementos y como no me “saltó” ninguna asociación me tuve que quedar con la interpretación más literal de las imágenes. Los elementos que veía eran los siguientes 1) una gamba grande (o lo que mi entorno castellano-madrileño se llama “langostino” o “gambón”), 2) el signo “zzz” que es la onomatopeya que en los comics indica que alguien duerme, 3) el dedo que señala a la derecha y 4) una ola bastante vertical y enfática, típica de las escenas de surf (según me indica mi enciclopedia de artes visuales) o propia del arte japonés (el icono se parece mucho a una obra de Hokusai que reproduzco más abajo y los emojis son de origen japonés; más información sobre Hokusai aquí).

 

Ola de Hokusai

Ola de Hokusai

Con esa información las interpretaciones a las que llegaba eran “gamba dormida no hace surf” o “a la gamba dormida no le gusta el arte japonés” y ninguna de ellas se parecía al vocabulario ni al enfoque de un refrán español. De hecho, ni siquiera podía afirmar que el “no” fuera la interpretación correcta del dedo que señala a la derecha. Lo había leído como un “no” porque la gamba estaba dormida y mi “enciclopedia” de refranes dice que en los refranes “dormir” o “dormirse” suele tener una connotación negativa, suele ser algo que permite que te roben o te perjudiquen de algún modo (es decir, la cadena “dormido/a”; o “dormirse” suele ir seguida por un “no” o por algo con sentido negativo).

En resumen, como donde vivo y entre la gente de mi edad no es habitual ningún refrán con elementos parecidos a gambas que duermen y tienen o dejan de tener olas, me quedé como estaba, compuesta y sin refrán a la vista.

Intentando arrojar luz sobre el dedo que señala a la derecha, revisé las frases anteriores en las que aparecía ese signo y que había podido descifrar. En la frase 3 el dedo significaba “por” (preposición). La frase 4 incluía dos manos que parecían significar “flecha a la derecha” como signo de avance en internet y permanencia, mientras que la mano en la frase 18 equivalía a “que no”. Por otra parte, en la frase número 19 significaba claramente “pero” y en la 20 significaba “da”.

Conclusión, el autor de los refranes visuales utilizaba el dedo señalando hacia la derecha como enlace multiusos, una especie de preposición polivalente que el lector descifraba correctamente porque conocía el refrán y podía saber cuál de esos posibles significados cuadraba mejor con la frase visual a traducir. El comodín del público, vamos. (Para los lectores más impacientes diré que el texto del refrán número 7 es: “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”; yo no suelo emplear la palabra “camarón” salvo si pido una tortilla de camarones en un restaurante andaluz y no recordaba el refrán, aunque seguramente lo habré oído alguna vez).

Otro elemento que se repetía en varias líneas y parecía tener valor de enlace o preposición era el icono de prohibido. En 5 de las 8 ocasiones en que aparecía se empleaba con significado de “no” (1= no; 8 = significado desconocido; 10 = no; 11= significado desconocido; 14=no; 15=no; 16 = poco, 20=no). Los significados de prohibido no me sacaban de dudas pero añadían otro elemento más de enlace en el idioma de nueva creación.

Otra frase que me resultó bastante confusa es la número 11. Para mí significaba algo relativo a un niño dormido que es un ángel y le da gracias a Dios, pero en realidad el refrán representado tenía más que ver con levantarse temprano y recibir apoyo celestial, como veremos cuando publique todas las soluciones.

Para terminar, me gustaría señalar cuatro conclusiones que he extraído de estas cadenas de emojis-adivinanza y de la reacción de quienes las hemos leído:

  1. Lo mucho que nos gustan a los seres humanos los pequeños retos acotados, preferiblemente en forma de lista.
  2. El placer inmediato e innegable que nos produce desentrañar “misterios” y comunicarles a los demás que los hemos desentrañado.
  3. Lo intuitivo que es el uso de la gramática por parte del emisor de estos mensajes y por parte del receptor, aunque este uso tan flexible implique bastante ruido cuando el refrán de referencia no ha aflorado.

Y, por supuesto, la importancia del contexto para la comunicación y para la traducción.

 

 

Ago 27

Un hombre, un vendedor

By admin | 2.0 , comunicación , libros , literatura , publicidad , recomendado , recursos humanos , redes sociales , sociedad

En su libro “Seducing strangers” (Seducir a desconocidos) el publicista y asesor de la serie “Mad Men” Josh Weltman insiste en que hoy en día el profesional medio dedica una gran proporción de su tiempo y energía a realizar actividades antes reservadas a comerciales y publicistas: presentaciones, pósters, charlas, encuentros… Weltman señala que el recurso a la imagen, la palabra y el sonido como elemento para movilizar a otros que antes era patrimonio de comunicadores y vendedores ahora forma parte del día a día de cualquier oficinista o emprendedor. Todos nos esforzamos para que los asuntos de nuestros correos importantes y nuestras actualizaciones en redes sociales llamen la atención, sean vistos y leídos, atraigan muchos clic y muchos “me gusta”. Parece que hoy todo consiste en venderse.

Hombre anuncio por la calle

Hombre anuncio a la caza de clientes hambrientos

 

Es evidente que la tesis de Weltman tiene algo de interesado: si nos convence de que todos somos publicistas, venderá más ejemplares de su libro de publicidad que si se conforma con tratar de conquistar sólo a los profesionales del sector. Pero en cualquier caso creo que tiene razón. De hecho, el mundo del marketing online y el llamado Social Media tienen un término específico para esto: economía de la atención. En este tipo de economía en la que vivimos actualmente, los medios se disputan nuestra atención para colocarnos sus productos, convencernos de que tanto sus empresas como sus bienes y servicios son magníficos. La puerta para “colocarnos” las experiencias de cliente es precisamente nuestra atención y como somos seres curtidos, acostumbrados al bombardeo constante de anuncios, hemos desarrollado cierta inmunidad hacia los anuncios “normales” y ello ha obligado a los anunciantes a buscar nuevas vías para captar nuestro interés como las redes sociales.
En definitiva, vivimos en la época de “un hombre, un vendedor” y también en la de “un hombre, un posible comprador”. Quizá se podría resumir ambas cosas con “un hombre, una venta”, entendiendo por supuesto la expresión “hombre” como genérico de un ser humano, hombre o mujer.
Mar 01

El “caloret” y los lingüistas sin fronteras

By admin | comunicación , Idiomas , lenguaje , recomendado , redes sociales , sociedad

Es bien sabido que en todo español anida un entrenador de fútbol experto, pero lo que acabamos de descubrir es que en su corazón también habita un experto lingüista.

Lo primero lo demuestran las acaloradas discusiones en los bares durante o después de un partido, exponiendo lo que cada aficionado habría hecho si él fuera el entrenador. Lo segundo, el enorme interés y profundo conocimiento de la(s) lengua(s) que alberga cada español en su corazoncito, lo hemos comprobado esta semana con el “Caso Caloret” de Rita Barberá, aunque ya lo pudimos intuir con el “relaxing café con leche” de Ana Botella.

 

Todo español es un experto árbitro de fútbol y el mejor entrenador

Todo español alberga en su interior un árbitro experto y el mejor entrenador

 

Es lógico que los valencianos que saben valenciano (hay generaciones enteras que no lo hablan) se indignaran al oir del discurso y es lógico que las redes sociales del área de la comunidad levantina “ardieran” ante la falta de respeto que supusieron esas palabras. Lo que quizá no sea tan lógico es comprobar que una gran parte de la gente que ridiculizó el contenido de la “cridà” de la alcaldesa de Valencia a lo largo y ancho de España no tenía ni idea de cuáles eran los errores de este discurso y que su crítica era más emocional que fundamentada, si bien es cierto que no hacía falta ser un experto en valenciano para darse cuenta de que Barberá mezclaba lenguas y se había excedido con el alcohol, por no mencionar los intentos de las Falleras mayores de disimular la risa…

 

Todo español alberga en su interior un experto en lingüística

Todo español alberga en su interior un experto en lingüística

 

Para aquellos que tengan curiosidad, reproduzco a continuación el discurso de Rita Barberá, extraído de La Marea, subrayando las partes que contienen errores. (La alcaldesa llamó “sermó” a lo que debería llamar “cridà”, además).

“Falleres i fallers… vos anime a que dexei, dejei pasar el fred del verano, el fred de l’hivern i bosquem el caloré, el caloré faller, el caloret sin duda, el caloret de foc i la flama, el caloret faller. Tenim que buscar la llegá, la arribada de la festa fallera. Tots junts: ja estem en Falles, otra vez, ja estem en Falles. I con el inici de les Falles para que tot lo món vinga a València a disfrutar de les millors festes del món, les Falles”.

Según la publicación digital mencionada, el equivalente en valenciano correcto sería:

“Falleres i fallers, vos anime a que deixeu passar el fred de l’hivern i busqueu la calor, la calor fallera, sens dubte, la calor del foc i la flama. Hem estat esperant l’arribada de la festa fallera. Tots a una veu: ja estem en Falles, una altra vegada, ja estem en Falles. I amb l’inici de les Falles per a què tot el món vinga a València a disfrutar de les millors festes del món, les Falles”.

 

El precioso cartel de Fallas del año pasado

El precioso cartel de Fallas del año pasado, con “la calor del foc i la flama” sobre el skyline de Valencia

En resumen, en valenciano “calor” es femenino (como en castellano vulgar) y por tanto hay que decir “la calor” o “la caloreta”, no “el caloret”; “dejemos” se dice “deixeu” y no “dexei” ni “dejei” (siguiendo la misma lógica “busquemos” es “busqueu” y no “bosquem”), mientras que “llegada” se dice “arribada” (término parecido a “l’ arrivée” en francés) y no “llegá” (que parece un casticismo propio de Lavapiés más que un término en valenciano). Además, “todos juntos” es “tots a una veu” (todos a una vez, literalmente), “otra vez” debe traducirse por “una altra vegada” y  el equivalente correcto de “para que todo el mundo” es “per a què tot el món“.

Lo curioso del asunto es que el ánimo de Barberá al hacer su discurso en valenciano tras veinte años en el consistorio era mostrarse más cercana y cultivar su lado humano. Parece que se nos ha acercado tanto que se ha estampado contra nuestra cara… y contra el diccionario y el libro de gramática universales que todo español lleva siempre consigo y ha llenado nuestras narices del olor a las copas que se había tomado antes…

Pero en fin, creo que este año todo el mundo se ha enterado de que ya han empezado las Fallas y de que Rita Barberá no es muy partidaria de la formación continuada.

 

Artículo relacionado: Deletrea que algo queda: Pumares y el Fibergran

 

Ene 15

Política de galletas

By admin | comunicación , digital , diseño , humor , Idiomas , recomendado , redes sociales , traducción

Navegando por Internet desde mi móvil hace unos días me encontré con una advertencia que me sorprendió. Era una nota sobre algo llamado “política de galletas” que ocupaba el tercio inferior de la pantalla de mi móvil y que contenía un enlace. Por más que tratara de zafarme de la nota haciendo zoom o desplazándome por la pantalla, las famosas galletas me perseguían.

Mientras jugaba al gato y al ratón con aquella nota me dio por imaginar que aquel enlace podría llevar a una ventana con frases del tipo: “Nuestra política de galletas consiste en que tú pones la cara y nosotros te damos la galleta”. O bien, “Política de galletas: nos gustan todas, con chocolate o sin, pero mejor con leche para mojar…”. O, incluso, “Política de galletas: Nuestras galletas son inclusivas, no contienen gluten y son aptas para celíacos y para diabéticos…”.

 

galleta_uoc_2

Captura de la advertencia al consultar la web en un equipo de sobremesa

Evidentemente, a lo que se refería la nota era a las famosas cookies (archivos de texto que se descargan en el equipo del usuario y se almacenan en la memoria de su navegador) y es una advertencia habitual desde que se hizo obligatorio hacer pública la política de cookies de los sitios web. Pero lo interesante del caso es plantearse que no siempre es bueno traducir. En el caso de algunos términos el uso de la voz inglesa está tan extendido que la traducción al castellano resulta chocante o tarda en comprenderse.

Estoy deseando que llegue la hora del té para aplicar mi propia política de té con galletas…

Sep 21

Cómo reconocer a un bloguero

By admin | 2.0 , comunicación , digital , humor , recomendado , redes sociales

El bloguero o la bloguera van a todas partes con un cuaderno real o imaginario y va tomando notas de las cosas más tontas. También suelen llevar una cámara, o un teléfono con cámara. Intentan estar al dí­a de lo que se publica en la prensa y en otros blogs y sites. El resto de la humanidad cena y ve la tele, él/ella no, él/ella cena, ve la tele y piensa qué parte de lo que está viendo dará para un post con miga o al menos divertido.

La gente tiene amigos y vecinos, el blogger tiene personajes o lectores. El blogger está muy interesado en ver cómo otros bloggers enfocan las cosas de las que él habla.

El blogger habitualmente es alguien pelí­n compulsivo en general y con la comunicación y las tecnologí­as en particular (incluso aunque su dominio de la informática sea muy limitado, se apañará para aprender lo que necesita). Es de los que saca fotos compulsivamente, o escribe emails igual o se tira horas al teléfono o es adicto a los SMS. Cuando se le ocurre algo no puede esperar, lo tiene que escribir, lo tiene que contar, lo tiene que plasmar en una foto. No cree mucho en el mañana, sino en el ahora mismo. Es impaciente y curioso por naturaleza. Tiene sus propias ideas sobre qué es un buen tí­tulo, qué es un texto divertido y qué es tener algo que contar, ideas que con frecuencia sólo comparte el cuello de su camisa. El blogger habitualmente ha estado enganchado a un blog como lector y tiene su vena de voyeur y su vena exhibicionista.

 

El blogger va a todas partes con su cuaderno real o virtual

El blogger va a todas partes con su cuaderno real o virtual

Por más que sus intereses puedan ser misceláneos, el autor de una bitácora suele tener un estilo definido que le produce una cierta comodidad pero a la vez le encierra, le encorseta. Dice que no le importan las visitas, pero como tenga acceso a un contador lo mira con frecuencia y por supuesto saca sus conclusiones sobre qué cosas son más leí­das y cuáles menos. Aborrece el spam con toda su alma, por dos motivos, porque le invade su bandeja de entrada y porque le usurpa el sitio a un comentario de verdad, que es lo que él busca (“comentarios, mi tesoro”). En el resto de facetas de su vida puede ser más o menos perfeccionista, pero en lo que se refiere al blog ha aparcado este alto estándar de exigencia para sobrevivir: un artí­culo diario difí­cilmente va a ser estupendo.

Aunque no quiera, tiende a imaginarse cómo son sus lectores basándose en comentarios esporádicos y aunque no quiera, estos lectores de perfil imaginario y los amigos que sabe que le leen influyen en lo que escribe y en cómo lo escribe, en una reinterpretación muy peculiar del lector implí­cito.

El blogger puede haber sido alguien que siempre ha querido ser escritor o periodista, o que incluso lo ha sido. El blogger no sabe cómo ha podido vivir sin ADSL, wireless y tarifa plana tanto tiempo. Es la reencarnación del tipo del chiste de Claudia Schiffer: el tipo que cuando la modelo se le ofrece corre a contárselo a sus amigos en lugar de “rematar”. El blogger hace lo mismo: si le pasa algo muy bueno o muy malo, en lugar de disfrutarlo o buscar la manera de salir de ello se entretiene en imaginar cómo lo va a contar al dí­a siguiente.

El tiempo transcurre de una forma muy peculiar para el blogger. No es sólo que tenga que postear compulsivamente, sino que la mañana en el trabajo se le hace eterna hasta que tiene un hueco para mirar si ha recibido algún comentario.

El blogger es un tertuliano nato, un hombre del Renacimiento o al menos se lo cree: le interesa la actualidad, la fotografí­a, el diseño, los viajes…. Moja en todas las salsas en su blog y en los ajenos. Y es curioso porque con frecuencia odia a los tertulianos de la tele que hablan sin saber de lo que hablan. Pero es que él sí sabe de lo que habla (¡su trabajo le cuesta estar al dí­a!).