Category Archives for "libros"

Mar 21

Alice’s Adventures in Wonderland

By admin | cuentos , diseño , escritura , Idiomas , inglés , libros , literatura , recomendado , traducción

Prosigo mi transcripción a pluma de fragmentos literarios, esta vez con el comienzo de “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carroll en inglés, publicada por primera vez en 1865. Incluyo también mi traducción al español.

Alica según la ilustración de John Tenniel

Alicia según la ilustración de John Tenniel

(Haz clic en las imágenes para ampliar)

Alice In Wonderland

Alice's Adventures in Wonderland 2 Alicia_3

 

“and what is the use of a book,” thought Alice, “without pictures or conversations?”

¿Y para qué sirve un libro -pensó Alicia- que no tiene dibujos ni conversaciones?

 

Aquí va mi traducción del comienzo de Alicia en el País de las Maravillas.

Capítulo I

En la madriguera del conejo

Alicia estaba empezando a cansarse de estar sentada junto a su hermana en la orilla sin hacer nada. Una o dos veces había echado un vistazo al libro que estaba leyendo su hermana, pero no tenía dibujos ni conversaciones “y ¿para qué sirve un libro”, pensó Alicia, “sin dibujos ni conversaciones?”.

Así que estaba sopesando para sí misma (tan bien como podía, ya que el día cálido le hacía sentirse muy adormilada y estúpida), si el placer de hacer un collar de margaritas compensaría el esfuerzo de levantarse y coger las margaritas, cuando de repente un Conejo Blanco con ojos de color rosa pasó corriendo cerca de ella.

No había nada realmente extraordinario en ello; ni tampoco Alicia le dio ninguna importancia al hecho de que oir al Conejo decir para sí mismo “¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Llegaré tarde!” (cuando lo volvió a pensar más tarde se le ocurrió que hubiera debido preguntarse sobre ello, aunque en su momento todo parecía bastante natural); pero cuando el conejo fue más allá y sacó un reloj del bolsillo de su chaleco, lo miró y se echó a correr, Alicia se puso en pie de un salto porque de repente le atravesó como un relámpago la idea de que nunca había visto a un conejo con un chaleco con bolsillos o un reloj que se pudiera sacar de este chaleco y muerta de curiosidad echó a correr por la pradera justo a tiempo de ver cómo el conejo desaparecía dentro de un gran agujero al pie de un seto.

En un instante Alicia bajó por el agujero tras el conejo, sin preguntarse ni por un momento cómo iba a salir de allí después.

Al principio la madriguera avanzaba en línea recta como un túnel y después se hundía de manera tan repentina que Alicia no tuvo ni un segundo para pensar en detenerse antes de verse a sí misma bajando por lo que parecía un pozo muy profundo. (…)

 

Feb 22

“1984” de Orwell en veinte términos

By admin | 2.0 , escritura , Idiomas , inglés , lenguaje , libros , literatura , recomendado , sociedad , traducción

En un post anterior recogíamos 15 citas de “1984” de George Orwell. Aquí vamos a proporcionar veinte términos esenciales de la novela en inglés y la traducción al español (según Rafael Vázquez Zamora, Salvat, 1980), a modo de notas de lectura. Los términos o conceptos esenciales son los siguientes:

  1. Oceania – Oceanía (Reino Unido, Irlanda, toda América, Australia, Nueva Zelanda y el sur de África)
  2. Eurasia – Eurasia, (Unión Soviética y Europa, excepto Islandia, el Reino Unido e Irlanda)
  3. Eastasia – Estasia (China, Japón y Corea y el norte de la India)
  4. Ministries of Oceania – Ministerios de Oceanía
    • Ministry of Love  (Miniluv) – Ministerior del Amor (Minimor; se ocupa de la tortura y el lavado de cerebro)
    • Ministry of Peace  (Minipax)- Ministerio de la Paz (Minipax; guerra y defensa)
    • Ministry of Plenty (Miniplenty) – Ministerio de la Abundancia (Minindantia; racionamiento y hambruna)
    • Ministry of Truth (Minitrue) Ministerio de la Verdad (Minverdad; propaganda)
  5. Inner Party – Partido interior (élite gobernante, 2% de la población)
  6. Outer Party – Partido exterior (clase media, 13% de la población)
  7. Proles (from proletariat) – Proles (85% clase trabajadora sin estudios)
  8. Telescreen – telepantalla
  9. Unpersons – no personas
  10. Memory hole – agujeros de memoria
  11. Room 101 – Habitación 101 (inspirada en la sala de la BBC donde trabajó Orwell)
  12. Two Minutes Hate – Dos minutos de odio
  13. Thought Police – Policía del Pensamiento
  14. Newspeak vs. Oldspeak (Standard English) – neolengua (lengua oficial de Oceanía)
  15. Doublethink – doblepensar
  16. Thought Crime – crimental
  17. Junior Anti-Sex League – Liga juvenil Anti-Sex
  18. Brotherhood – Hermandad
  19. Ing Soc (English Socialism) – IngSoc
  20. Facecrime – caracrimen

nubepalabras_1984_minds

Por cierto, el término “facecrime” en inglés actual al parecer significa también usar la cuenta de Facebook de alguien mientras esta persona está fuera para escribir algo tonto o embarazoso, una práctica que está bastante en consonancia con la novela de Orwell.

 

Feb 08

Gran Hermano de Orwell en quince citas

By admin | escritura , Idiomas , inglés , lenguaje , libros , literatura , psicología , recomendado , sociedad , traducción

Las siguientes citas, extraídas de la novela “1984” (“Nineteen Eighty-Four”) de George Orwell tienen como objetivo dar una muestra de lo esencial del libro.

1 “If you want to keep a secret, you must also hide it from yourself.”
2 “He who controls the past controls the future. He who controls the present controls the past.”
3 “Doublethink means the power of holding two contradictory beliefs in one’s mind simultaneously, and accepting both of them.”
4 “But if thought corrupts language, language can also corrupt thought.”
5 “Reality exists in the human mind, and nowhere else.”
6 “War is peace. Freedom is slavery.  Ignorance is strength.”
7  “The consequences of every act are included in the act itself.”
8 “The object of terrorism is terrorism. The object of oppression is oppression. The object of torture is torture. The object of murder is murder. The object of power is power.”
9 “The choice for mankind lies between freedom and happiness and for the great bulk of mankind, happiness is better.”
10 “The Party seeks power entirely for its own sake. We are not interested in the good of others; we are interested solely in power, pure power.”
11 “Nothing was your own except the few cubic centimetres inside your skull.”
12 “If you want a picture of the future, imagine a boot stamping on a human face—for ever.”
13 “Big Brother is Watching You.”
14 “If he were allowed contact with foreigners he would discover that they are creatures similar to himself and that most of what he has been told about them is lies. The sealed world in which he lives would be broken, and the fear, hatred, and self-righteousness on which his morale depends might evaporate. It is therefore realized on all sides that however ofter Persia, or Egypt, or Java, or Ceylon may change hands, the main frontiers must never be crossed by anything except bombs.”
15 “Perhaps one did not want to be loved so much as to be understood.”

 

Doblepensar, agujeros de la memoria, Ministerio del Amor… Estos y otros veinte términos esenciales de “1984” aquí.

Nov 16

Fueguitos en la playa

By admin | foto , libros , literatura , recomendado , viajes

Huella de fueguitos avistada en una playa del norte este verano…

 

IMG_6416

 

“Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que habí­a contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

El mundo es eso -reveló-. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende”.

[Fragmento titulado El mundo de “El libro de los abrazos” de Eduardo Galeano; pag 1. Siglo XXI Editores en coedición con Ediciones del Chanchito. 2009, Madrid/México D.F./Buenos Aires/Montevideo. Edición ilustrada por el propio autor].

Sep 14

Breverías II

By admin | cuentos , escritura , humor , libros , literatura

 

  • Salgo de mi clase de reeducación postural con una sensación completamente nueva. En el portal y justo en dirección contraria me encuentro con mi alter ego mejorado: lleva mi móvil, con funda transparente nuevecita. Es más alto que yo. ¡Y es un hombre!

 

  • Al entrar en la oficina dejó el paraguas y el hemisferio derecho en el paragüero de la entrada para recogerlo a la hora de comer.

 

  • Qué ironía. Un joven lee “Momentos estelares de la humanidad” de Zweig mientras una centena de jóvenes medio dormidos esperamos el tren en Tres Olivos para ir a trabajar a Distrito Telefónica. Al regresar por la noche, en mi vagón una joven va leyendo “La conjura de los necios”, un título más apropiado…
Ago 20

Reescriba los clásicos con la autoedición de Amazon

By admin | cuentos , digital , escritura , humor , Idiomas , libros , literatura , recomendado , redes sociales , traducción

Buscando en internet tropecé hace poco con una curiosa versión del relato “El incidente del puente del búho” de Ambrose Bierce (“An Occurrence At Owl Creek Bridge”) que puede indignar a las legiones de admiradores de este autor que pueblan el mundo y llenar de asombro a muchos estudiosos.

 

portada "El incidente del puente del Búho" en versión digital

Pero vayamos por partes. Ambrose Bierce es un autor norteamericano del siglo XIX al que se considera un maestro del cuento fantástico y de terror. Concretamente el cuento del que hablamos, “El incidente del puente del búho”, se suele analizar en los talleres de narrativa como ejemplo de su peculiar uso del tiempo, ya que en un momento esencial del cuento el tiempo real se suspende y es sustituido por un tiempo mental que sugiere un desenlace muy distinto.

El cuento relata la historia de un colono del sur en la guerra de Secesión norteamericana que va a ser ahorcado por el ejército del Norte en el puente que da nombre al relato. En el último párrafo del cuento se recupera el tiempo real y descubrimos que en realidad el reo ha muerto colgado y que la huida a través del río que se nos ha relatado tan vívidamente sólo ha sido un delirio del ajusticiado.

Y es precisamente este uso tan eficaz (y efectista) de los planos temporales lo que ha convertido “El incidente…” en un cuento de culto para los aficionados al relato corto, de manera semejante a “El corazón delator” de Edgar Allan Poe. Como se recordará, en el caso del relato de Poe, el sonido del corazón delator es una metáfora, no hay verdadero corazón de la víctima latiendo post mortem sino que es el propio miedo del asesino el que se proyecta en forma de latido delator. Pues bien, imaginad lo que sería encontrar una versión del cuento de Poe en que anunciase que en este cuento el corazón de un muerto “resucitado” delata a su asesino ante las autoridades. O leer en una sinopsis de Romeo y Julieta que Julieta no se suicida, sino que realmente estaba dormida…

Algo parecido me pasó a mí al leer en la sinopsis de la versión autopublicada que en el relato más famoso de Ambrose Bierce ¡el reo escapa de la horca! Tuve que leer dos veces el resumen para asegurarme de que había entendido bien. (Enlace a la sinopsis aquí).

Sinopsis de "El incidente del Puente del Búho"

El subrayado señala la parte más “rompedora” de esta sinopsis del clásico relato de Bierce

 

Pero no había duda, en esta versión del relato de Bierce, aparentemente fruto de una traducción reciente al español, resultaba que el reo escapa realmente de la horca y se reencuentra con su mujer. Increíble. No seré yo quien diga que este final esperanzador de huida y reencuentro con la esposa no tiene su atractivo, pero la cuestión es que el texto original en inglés lo deja bien claro:

“Peyton Farquhar was dead; his body, with a broken neck, swung gently from side to side beneath the timbers of the Owl Creek bridge.”

Igualmente clara es la traducción al español más conocida:

“Peyton Farquhar estaba muerto. Su cuerpo, con el cuello roto, se balanceaba de un lado a otro del Puente del Búho”.

El cuento juega deliberadamente con la ambigüedad del tiempo de la narración para que el lector no tenga claro si lo narrado es real o imaginario, pero aquel “estaba muerto” del párrafo final es incontestable. No sé qué parte de “Peyton Farquhar estaba muerto” no entendió la persona que escribió el resumen del relato o si dejó de leer justo antes del último párrafo por alguna cuestión de fuerza mayor.

Como en el mundo de la edición de libros tradicional las sinopsis suelen responder al contenido de los libros a los que se refieren, supuse que aquella “traducción reciente al español” contendría una versión errónea del cuento. Y así pues, compré aquella edición bilingüe de “El incidente del puente del búho” por 2,99€ con el propósito de analizar detenidamente la versión española en busca del momento exacto en el que el traductor se equivocaba.

La siguiente sorpresa fue comprobar que la traducción “reciente” no era tal, sino la versión canónica en español, que aparece a veces atribuida a José Bianco (“Cuentos de soldados y civiles”. Orión, Buenos Aires, 1975) y otras a Alonso de Ilera (“Cuentos de soldados y civiles”. Biblioteca El Mundo; Madrid, 1998, reedición con permiso de Bibliotex. En esta compilación el título del cuento varía: “El puente sobre el río del Búho”). Aquí, en cualquier caso, aparecía sin mención a ningún autor, como si se hubiese autogenerado espontáneamente.

cubierta_Español_bierce

Cubierta de la compilación de El mundo en la que aparece el relato “El incidente del puente del Búho”

 

Sea de Bianco o de Ilera, se trata de una magnífica traducción, en la que queda claro que el ajusticiado muere (“Peyton Farquhar estaba muerto…”) y en la que se transmite con toda eficacia el aire alucinatorio que presenta en el original toda la parte de la zambullida en el río y la huida y que encamina al lector hacia la correcta interpretación del cuento.  (Desde aquí mando mi felicitación al traductor del cuento porque no era fácil trasladar el texto al castellano conservando el efecto y la intriga y se hizo magníficamente).

Ante la claridad de la traducción cabe deducir que la persona que escribió la sinopsis del libro digital no entendió el cuento, ni en inglés ni en español, y que probablemente no lo leyó entero, cosa que sin embargo no le impidió escribir el resumen del libro. La exigua ficha del producto en la web de Amazon apenas recoge la fecha de lanzamiento, el desconocido nombre de la editorial (Ediciones Spanglish, todo un presagio de la gran calidad de sus productos) y ni el menor rastro del autor de la sinopsis.

incidente_riobuho_nuevofinalcorta_editada

En el propio ebook no hay página de créditos, no figura el nombre del traductor al español, ni tampoco el de un posible editor, revisor ni maquetador. Es como si el libro se hubiera materializado él solo, de repente, sin intervención humana ninguna y en el formato correcto para ser visualizado en los e-readers de Jeff Bezos. Misterios de la autopublicación en Amazon.

Sin embargo, esa materialización espontánea sin intervención humana en plan “Hago chas y aparezco a tu lado” no impedía que al terminar la lectura apareciera una pantalla que te insta a compartir tu opinión del libro en redes sociales. (Ganas me dieron de poner un tweet tipo: “creo que alguien se ha inventado el final del cuento de alguien …”, como en los chistes de Gila).

La edición en modo “hágalo usted mismo”, también conocida como autopublicación o autoedición o Kindle Direct Publishing, tiene estos riesgos: nadie garantiza la autoría ni la calidad de una traducción. De repente te puedes encontrar con una versión de la historia en la que Colón llega en realidad a la India y no a América. Y encima te preguntan tu opinión…

—————

Por lo que he podido investigar, lo más probable es que quien haya creado este libro digital bilingüe haya sacado el material de la web de Albalearning, ya que la versión original en inglés tiene la misma errata en capítulo 2 (“to perilous” en lugar de “too perilous” en el fragmento “no adventure to perilous for him to undertake…”), errata ausente en la otra versión original más conocida y accesible, la del Proyecto Gutenberg (The Millenium Fulcrum de 1988). La versión en inglés está libre de derechos, pero no la versión en castellano, lo que significa que sus reproducciones íntegras vulneran el derecho del traductor. En cualquier caso, resulta difícil saber con certeza quién es el autor de la traducción como comentábamos más arriba.

Además, de haber tenido un editor al uso, la versión digital no tendría tantas erratas en la cubierta del libro: le falta la tilde a “edición” y a “búho”, por no mencionar que el título que figura es “El puente Buho” y no “el puente del búho” como debería figurar. El formato de la portada del libro es TIF, generado con un programa de dibujo llamado Sketch Pro, por lo que cabe deducir que el ente abstracto que creó este ebook proviene del mundo del diseño gráfico y la ilustración.

Más información sobre la obra de Ambrose Bierce y versión en español de sus cuentos en la página de Ciudad Seva.

 

portada novela La noche de Gulliver
Ago 17

La noche de Gulliver (fragmento)

By admin | escritura , libros , literatura , recomendado , viajes

Fragmento de mi novela “La noche de Gulliver” premio Castillo-Puche de novela corta, publicada en 2000.

portada novela La noche de Gulliver

 

Capítulo 2 – Reina Blanca

 

La Lisboa que encuentran al salir de la estación es niebla, una densa cortina blanca que lo invade todo. También es un olor mate, del que llega sólo el eco y no el aroma que lo ha creado, como el sonido sordo del oleaje en medio de la noche. Cuando se enfrenta al entorno, la mirada parece propia de ojos que aún no se hubieran despertado. Congelado por la bruma, el paisaje es un paisaje de ensueño, la panorámica de un mundo todavía por construir, o la imagen de un universo que empieza a desintegrarse. El observador no iniciado siente la tentación ingenua de frotarse los ojos, considerando los contornos borrosos una consecuencia de su forma de mirar y, no, como descubrirá más tarde, un efecto del propio espacio. Aquella mirada que, pese a las primeras dificultades, persiste en la observación del paisaje comienza a asumir la falta de profundidad y de este modo se adentra paulatinamente en las reglas de la nueva perspectiva. Repara en la presencia ubicua, liviana y uniformadora del tamiz blanco que engulle la tercera dimensión, de la gasa interminable que vela los colores y las texturas y que sólo de tanto en tanto le permite ver más allá de sí, lateralmente, cuando su avance es interrumpido por un semáforo o por la necesidad de tomar aliento. Entonces logra ver los edificios que dan al río, superficies despintadas entre islas de óxido y grafiti; viejos almacenes sobre los que informa más el punzante olor que la noción de las dimensiones y las formas, negada por un espacio empeñado en que el ojo no termine de ver. De vez en cuando, al volver la cabeza hacia el otro lado, en dirección a la ciudad, el recién llegado percibe los ocres, los mostazas, la gama completa de grises, sólo distinguibles en la medida en que se diferencian del blanco circundante. En el cruce siguiente, mientras alguien saca un mapa y él mismo deja la maleta sobre el suelo, el observador atisba fachadas planas de colores planos, cables, alguna torre, y justo entonces frota brevemente la mano brevemente libre, que encuentra dolorida y mojada. Aunque al aumentar la humedad, el caminante levante la vista para escrutar el cielo, asumirá que no puede pronosticar si va a llover, y acto seguido se preguntará qué importancia puede tener que llueva cuando uno se halla en plena nube, calado y ciego. En ese momento se siente atrapado de manera inevitable en una tela de araña, percibe como nunca el tacto de la urdimbre pegajosa que le sostiene y finalmente el observador toma conciencia de que contempla el paisaje a través de telarañas superpuestas.

A los ojos de Celia, la cortina blanca que les rodea se parece más a una membrana que a una red. El tejido orgánico de la araña se torna cada vez más tupido hasta conformar el cañamazo que ahora ellos atraviesan. Caminar por Lisboa le ha hecho sentirse como un insecto que repentinamente hubiera vencido la tensión superficial del agua sobre la que flotaba.

Para Ricardo, la panorámica anegada por la niebla es una imagen que conviene guardar en la memoria en previsión del cambio de las condiciones y también un factor decisivo para elegir película y filtro. Sin darse cuenta empieza a silbar.

 

 

(Reina Blanca, pp. 14-15; La noche de Gulliver; Elena Alemany).

 

Contraportada de la novela La noche de Guliver

Ago 17

Casita con jardín (cuento)

By admin | cuentos , escritura , libros , literatura , recomendado

Prometo no alejarme mucho, suelto la mano de mamá, y sin perder de vista mis pies recorro el pasillo tratando de no pisar la raya de las baldosas brillantes. Cuando levanto la vista estoy en una sala enorme y la luz del balcón da de lleno sobre un cuadro grande y colorido que es como una casita con sus dos puertas y un jardín dentro. Para entrar en ella y ver qué tiene hay que quitarse los zapatos y caminar despacito sobre el césped.

Primero viene el mundo como una tela que quiere ser una esfera pero no acaba de serlo porque no es tan redonda a pesar del brillo que le habrán pintado el pie lo nota eso y los mares estancados como hielo que no es tan frío eso también lo notan enseguida pero sí sólido y lo imagino todo tan gris o tan verdoso que a saber cuál era el color al principio porque hace tantos años pero una vez abierto la pieza del centro es totalmente distinta aunque descubro que hay partes con tacto de hierba y hojas y que serán por tanto verdes el pie no lo sabe pero la mente sí­ pero aunque hay una gran porción como de heno segado así­ amarillo algo tostado como de trigo supongo la mayor parte la ocupan las partículas que por el tacto no pueden ser sino rosadas la planta nota enseguida los colores parecidos por la temperatura y la longitud de onda, nos lo explicaron el otro día­ y está lleno de picos que son las yemas de los dedos y alguna uña y luego pequeños bultos que son duros pero tersos así­ como pezones que sé que no se debe decir pero se parecen y después agrupados a la orilla de algo que es como un rí­o o solos más pequeños volando sobre cierta sustancia que me acaricia la planta de los pies como si fuera brisa los pájaros de cabeza colorada algunos que lo sabe enseguida la piel por lo de la temperatura pero en el río o en el estanque que no lo distingo porque de tamaños así poco puedo saber hay flotando más esferas algunas que tienen raí­ces y que tienen dentro como gusanos porque viven en los frutos pero no son gusanos porque son personas hombre y mujer la piel y el pelo son distintos hombre y mujer como Adán y Eva pero esto no lo puedo asegurar porque el pie no lo sabe pero sí­ que en el centro está la boca de una especie de pozo en la que se bañan figuras más pequeñas pero todavía rosadas aunque hay otras de color negro como demonios y los rodean los centauros y alguna cabra y hay como un ejército montado a caballo pero en lugar de tener caballo van sobre aves y también noto como escamas y gelatina y pelo como de mamí­fero incluso de camello y algún tentáculo chicloso de pulpo frío y duro pero el que va encima parece que va bien y a un lado ya fuera del grupo que marcha otros gusanos que no son gusanos porque son hombres se comen una granada que parece hueca porque no tiene granitos pero tiene hombres pequeños noto sus cabezas pequeñas y es como si salieran de una cueva a la luz del día pero en el otro extremo la granada tiene cola como de ratón y a mí­ esto me da mala espina porque ya son muchas cosas raras acumuladas pero no puedo dejar de caminar descalza sobre el jardí­n aunque lo que no encuentro por ninguna parte es las delicias del cartel o puede que sí­ porque tanto fruto y tanto animal en un lugar con tanta agua y tanta hierba es como un paraí­so con ese cielo tan limpio el pie lo nota enseguida y no se quiere apartar aunque al moverse un poco encuentra espinas como de cardo pero no le llegan a hacer sangre porque son espinas de pintura y esas no dejan huella o no siempre y enseguida muevo el pie hacia abajo y noto la piedra formando como una ermita sobre una especie de montaña también de piedra que no puede ser sino rosada que el pie eso lo nota enseguida pero a veces también se cansa porque son demasiadas cosas juntas sobre todo los picos que son las puntas de las manos y los pies porque hay muchos que hacen el pino o que danzan sobre un pie y parecen todo como notas puestas al azar pero con una melodía frenética casi de demonio pero encantada aunque esto el pie no lo puede saber lo imagina la mente claro pero es todo como la escritura de algún loco que escribiera como si pintara o que pintara como se escribe pero todo lleno de hombrecillos que están unos sobre otros y uno tiene cabeza de ciruela y otro de búho o de lechuza que el pie no está seguro y luego una tienda con forma de triángulo pero con raíces y toda roja que la planta percibe la temperatura y el pez grande se come al chico sobre los hombres que van a caballo que ahora me doy cuenta de que van todos desnudos completamente que las mujeres ya lo sabí­a pero en los hombres no me habí­a fijado pero noto que hay otro lago o rí­o esto no es claro y en medio una esfera compacta y satinada sobre la que han puesto listones de madera como un escalera horizontal que es como un andamio o puente y un hombrecillo ayuda con sus palitos puntiagudos que serán sus manos a otros palitos puntiagudos que noto a la altura de la superficie y entonces imagino si el de abajo será otra vez Eva porque sólo con los brazos no puedo saber si es ella o él y dónde va a acabar esta historia que me siento como si hubiera caminado muchí­simo porque son tantas cosas y tan juntas y tan raras que aunque la planta pueda dar abasto yo no puedo o acaso tampoco los pies por más que sean dos y bien avenidos dónde estará mamá para que me explique.

detalle del Jardín de las Delicias de El Bosco

TRÍPTICO DE LAS DELICIAS (1503-1504), El Bosco, El Prado, Madrid.
La Creación del Mundo (caras laterales cerradas), El Paraíso Terrenal (postigo izquierdo), El Jardí­n de las Delicias (cuerpo central) y El Infierno Musical (postigo derecho).

© Elena Alemany. Todos los derechos reservados.

 

—–

Tambien te puede interesar:

Ago 16

Cómo escribir un libro de viaje

By admin | escritura , libros , recomendado , redes sociales , viajes

 

Vuelves entusiasmado de tu viaje a Japón o a Australia, con un montón de fotos y de notas y unas ganas enormes de compartir tus experiencias. Descargas los cientos de fotos, relees las notas de tu cuaderno o de tu portátil y te dispones a escribir. Y empiezan las dudas. ¿Cómo lo cuento? ¿en pasado, en presente? ¿en tercera persona o en primera? ¿Por dónde empiezo? ¿sigo el orden cronológico o me centro solo en lo más destacado? ¿empiezo por el final, la llegada a ese templo remoto y luego meto flashbacks? Y ¿qué hago con el tono: literario, ligero, periodístico, con humor?

Pocas cosas hay tan frustrantes como querer transmitir algo y no ser capaz de hacerlo. En el caso de la literatura de viaje además hay un mezcla de emoción, información, imágenes y voces que resulta difícil de combinar de manera convincente, verosímil y conmovedora. A caballo entre la crónica de hechos reales y la ficción literaria, los libros de viaje presentan dificultades específicas que no se conocen bien hasta que uno no trata de escribir uno.

Entre los errores más habituales se encuentra el querer contarlo todo, el dejarse la mitad de lo relevante en el tintero, en hablar demasiado o demasiado poco de uno mismo así como la falta de una estructura que dé soporte y cierta unidad al conjunto misceláneo de escenas, descripciones y diálogos de nuestras notas. Y también equivocarse con el tono: demasiado denso o demasiado ligero o sólo enfocado a lectores que son exactamente como tú…

 

Contar las huellas

Contar las huellas. Claves para contar tu viaje Ronaldo Menéndez (Alba, Barcelona; 2014)

Contar las huellas tiene el objetivo precisamente de ayudarnos a decidir qué contar, cómo contarlo, con qué personajes, con qué tratamiento del tiempo y dentro del marco de qué género literario. En apenas 126 páginas Menéndez da cuenta de los puntos esenciales de la escritura de libros de viaje de forma clara, amena y con entusiasmo, algo parecido a lo que ya había hecho en Cinco golpes de genio. Técnicas fundamentales en el arte de escribir cuentos (2013).

El libro recorre los elementos de todo texto de viajes desde una perspectiva triple, a nivel técnico, en lo que se refiere al contenido-visión y a un nivel que podríamos llamar filosófico. Estas tres perspectivas están interrelacionadas. El objetivo es que nuestro texto resulte verosímil, ameno y relevante.

El libro tiene cinco apartados principales, además de la introducción y una entrevista final (como ya hiciera en Cinco golpes…). Estos capítulos se ocupan respectivamente del trabajo con el tiempo, la construcción de personajes, la maquinaria descriptiva, la estructura, unidad y relación del relato de viajes con otros géneros narrativos y finalmente de los blogs y Facebook.

En la introducción Menéndez advierte sobre el riesgo de caer en cuatro categoríasdisfuncionales’ de viajescritores o narradores de libros de viajes.

  • Filosófico: lanza a sus lectores peroratas infumables para dárselas de profundo. Esto es un error que hay que evitar ya que: “Nuestro texto de viaje es una peripecia, una aventura –incluso interior- que debe ‘moverse’”.
  • Espiritual: un tipo de viajero-narrador con tendencia a poner los ojos en blanco en cuanto el lugar tiene un cierto halo espiritual. Persona acrítica incapaz de ver más allá del enfoque New Age, por ejemplo.
  • Informativo: estos viajescritores permiten que los datos útiles lastren la eficacia literaria del texto.
  • Anodino: no cuenta lo relevante y abruma con un exceso de información. No sabe seleccionar.

Para luchar contra estos narradores defectuosos Menéndez propone usar un aparato imaginario llamado “clichetómetro” destinado a medir si alguno de estos defectos supone el 40% de nuestro texto. Si es así, habrá que revisar todo el manuscrito. Si no se llega hasta el 40% en ninguna de las categorías pero hay una dosis importante de estos errores, hay que revisar que las partes filosófica, espiritual, informativa o anodina sean agradables de leer y de verdadero interés para el lector.

Además de estos errores, el libro de Ronaldo Menéndez señala la importancia del talento: “el problema de muchos viajescritores y periodistas es que no tienen talento” (pag 11).

mapamundi2

Capítulo 1 –tiempo

El trabajo con el tiempo tiene una influencia determinante en la atención del lector. Una buena gestión del tiempo hace que la lectura fluya, mientras que una incorrecta lleva a que el lector se aburra y pueda cerrar el libro o el blog. El tono y el ritmo del relato de viajes también dependen del tiempo.

Para la construcción del tiempo hay que tener en cuenta cuatro elementos: la relación TN-TR, la fragmentación temporal, las técnicas y las perspectivas temporales.

La ilusión de temporalidad en narrativa se logra a partir de la correspondencia entre el tiempo real (TR) y el narrativo (TN, espacio narrativo que dedicamos a recrear el tiempo real). Si el TR es mayor que el TN hay una comprensión del tiempo. Si ocurre lo contrario -si el TN es mayor que el TR- hay una dilatación del tiempo real, lo que produce un efecto de énfasis sobre ciertos elementos y ralentiza el flujo de la narración (lo que implica el riesgo de perder el interés del lector si la detención no está justificada).

Otra opción es el tratamiento fragmentario del tiempo, por ejemplo, empezar por un momento significativo y luego hacer un flashback.

Hay cinco técnicas para el tratamiento del tiempo: la escena, el resumen, la elipsis, la deceleración y la digresión. Cada una de ellas tiene un efecto distinto sobre el tempo narrativo y permite ocuparse de elementos concretos del libro de viajes. Así la escena produce viveza, el resumen genera ligereza, la elipsis permite yuxtaponer escenas y crear sorpresa, la deceleración produce énfasis y tensión y la digresión permite insertar detalles históricos o de otro tipo.

Existen también distintas perspectivas temporales: pasado inmediato (flexible y cercano), pasado remoto (más reflexivo, menos vivo), y el presente (muy vivo pero no permite digresiones).

 

IMG_3363 (400x299)

Capítulo 2 – personajes

El segundo gran bloque del libro se dedica a los personajes. El autor aconseja buscar el equilibrio entre el viajero-narrador protagonista del libro y el resto de personajes y señala que es importante dejar que los personajes secundarios se vean bien (estén bien descritos) y se oigan bien cuando se hable de ellos. El diálogo debe reflejar el tono, el vocabulario y la personalidad del personaje.

Hay que evitar el egocentrismo y la omnipresencia del yo y ser humildes (el lector empatiza más con el viajescritor que fracasa pero es optimista que con el triunfador constante; el que triunfa sin saberlo también genera empatía). Hay que tener en cuenta que la descripción de los demás personajes se filtra a través del viajero-narrador (al decir “él era muy bajo”, la calificación es subjetiva y habla también del narrador). Recurrir al narrador testigo si hay un personaje que merezca tener protagonismo y relegarse a uno mismo a un segundo plano (Watson es el narrador testigo de las hazañas de Holmes, por ejemplo).

Para construir al personaje existen tres herramientas: lo que hace (acciones), lo que dice (diálogos) y lo que se dice del personaje (descripción y caracterización). Lo esencial es que nuestros personajes sean verosímiles y memorables para el lector. En los diálogos debe haber voces singulares y concretas.

 

Capítulo 3 – descripción

El tercer capítulo se dedica a la descripción, elemento muy importante en todo libro de viajes.

“El reto de una buena descripción es conseguir que el lector sienta, lo más íntima y sensorialmente posible, la realidad representada (…imágenes limpias, precisas; lenguaje ‘sincero’)” (pg 86).

En otras palabras, como decía Nabokov, hay que “acariciar los detalles”. Pero previamente habrá que decir qué detalles se incluyen y en qué orden, ya que lo esencial en toda descripción es la selección y la singularización de los rasgos (pg 82). “Si describes enumerando, procura que tu enumeración nos haga ver cosas concretas y singulares, un entreverado donde alternes los típicos elementos de un mercado, con aquello que convierte ese mercado en único” (pg 87). Además, puesto que las descripciones detienen el tempo narrativo es importante medir bien su duración y evaluar su oportunidad.

 

Mar desde la sauna

Capítulo 4 – estructura y género

El cuarto capítulo se dedica a la estructura, la unidad y a la relación del relato con otros géneros. Uno de los errores más habituales del viajescritor es el amontonar circunstancias y anécdotas que no conducen a nada. Para lograr un todo fluido y con sentido es necesario seleccionar bien el material y estructurarlo. Hay que decidir qué aspectos de mi viaje real voy a incluir y qué elementos se convertirán en las pautas de mi narración. En otras palabras, hay que elegir qué género voy a usar como marco para el libro de viajes. Esta elección es importante porque determina tanto la actitud y las expectativas del lector como la forma de trabajar del escritor.

Hay cuatro posibles géneros para los libros de viaje: relato, novela, ensayo y crónica. Cada género tiene unas características: relato (brevedad, tensión narrativa), novela (amplia y flexible), ensayo (opinión expuesta de forma amena y clara) y la crónica (equilibrio entre la trama y los datos, que deben ser rigurosos). Hay que elegir el género que mejor se adapte a lo que queramos contar.

Cuando el nexo conductor más que una cronología o un concepto son un tono o un enfoque (humorístico, por ejemplo) estamos apostando por la simpatía del lector pero al mismo tiempo nos arriesgamos a conseguir la antipatía de este.

En general es bueno buscar el equilibrio entre la anécdota y la información, utilizar los vasos comunicantes entre el tiempo narrativo y los contenidos de las digresiones, por ejemplo.

 

Capítulo 5 – Blogs y Facebook

Con frecuencia el libro de viajes adopta la forma de entradas de blog o de Facebook, por lo que Menéndez facilita algunos consejos en este sentido. Sus consejos para blogs de viajes son: cuidar la ortografía y la redacción, dejar posar el texto un par de días y revisar antes de publicar, decidir si nuestro enfoque será tipo crónica, tipo novela o cuento, seleccionar lo que puede ser relevante para el lector (y no únicamente lo que a ti te conmovió o interesó), ser tú mismo, evitar la corrección política y los tópicos y familiarizarse con los microrrelatos porque su economía expresiva y su trabajo con la tensión pueden ayudar a escribir buenos textos para Internet.

 

Conclusión

Como has podido ver, a la hora de escribir un libro de viaje lo esencial es la selección del material, el trabajo con el tiempo, el narrador y los personajes, así como la gestión de la atención del lector. Hay que esforzarse por mantener la verosimilitud, conseguir un texto fluido, atractivo e interesante.

Pues nada, a viajar y a contarlo. Bon voyage!

———

Contar las huellas. Claves para contar tu viaje Ronaldo Menéndez. 126 pags. Alba Barcelona 2014. Blog de Ronaldo Menéndez

 

También te pueden interesar: