Category Archives for "francés"

Ago 24

Cosas curiosas sobre el color (I)

By admin | comunicación , diseño , francés , Idiomas , publicidad , recomendado , sociedad , tipografía

Seguimos inmersos en el mundo del diseño, pero hoy vamos a hablar del color, aspecto fundamental de las artes gráficas y plásticas, así como de la publicidad y la decoración.

A continuación recojo siete curiosidades sobre el color que quizá no sepas.

1 Colores agradables y desagradables

Algunos colores muestran una clara tendencia a producir agrado o desagrado. En una investigación internacional en la que se entrevistó a 21.000 personas, los colores favoritos resultaron ser: 1º azul; 2º rojo; 3º verde; 4º morado; 5º naranja; 6º amarillo. El azul es el color favorito del 46% de los hombres y el 44% de las mujeres. También es el color menos odiado, ya que sólo un 1% de los hombres y el 2% de las mujeres lo eligen como el que menos le gusta. Este tono está muy presente en la ropa y la decoración, pero brilla por su ausencia en el área de la comida, salvo en el caso de algunas bebidas isotónicas (y es que en el mundo natural hay pocos o ningún alimento de color azul). Donde sí está muy presente el azul es en la publicidad, donde se utiliza para los productos de limpieza por su connotación de limpieza y pureza. El azul es un color común junto con el verde para los hospitales, porque se cree que tranquiliza.

 

2 Colores fríos y cálidos

El azul pertenece a lo que llamamos colores fríos. Tendemos a percibir como alejados los colores fríos y como cercanos los colores cálidos como el rojo. Por ejemplo, si tuviéramos un cuadrado azul y a su lado uno rojo, el de color rojo nos daría la sensación de estar en primer plano y el azul nos parecerá que está más lejos. Esto se debe a que estamos acostumbrados a que cuando observamos el horizonte lo que se encuentra más cerca de nosotros tenga un color más brillante e intenso mientras que lo que está lejos aparece envuelto por una especie de bruma azulada, por efecto de las capas de aire que hay entre lo que observamos y nosotros.

Los colores sugieren grados de temperatura. El amarillo, el naranja y el rojo, que son estimulantes, dinámicos y excitantes, son colores cálidos. Ejercen un efecto sobre el sistema simpático y sobre la actividad de las glándulas. La tensión arterial aumenta y se incrementa el ritmo cardíaco y la respiración.

 

3 Paradojas
La caja negra de un avión no es negra, sino de color anaranjado. El término “negra” se aplica porque es una máquina opaca, un tipo de máquina que no permite saber desde fuera lo que ocurre en su interior.

 

Macrofotografía de lápices de color rojo verde y azul

Foto macro de lápices de color rojo verde y azul

 

4 Colores y sexo

Las mujeres presentan mayor sensibilidad a los colores rosados, rojos y amarillos, mientras que los hombres son más sensibles a los colores de la gama azul-verde. [“Percepción visual del rango de color: diferencias entre género y edad”]

 

5 Colores y percepción

En circunstancias normales, los colores cálidos atraen mucho más al ojo y son vistos desde distancias mayores que los colores fríos. El amarillo es el que se ve mejor. En orden decreciente le siguen el naranja, el verde, el azul, el rojo y el violeta. Dado que en la gama de los azules el ojo tiene poca sensibilidad (especialmente una vez cumplidos los treinta), algunos textos de diseño de software desaconsejan elegir el color azul para zonas de detalle fino o que requieran gran atención del usuario (cursores).

A partir de los 30 años empezamos a distinguir peor los colores de la gama de los azules por efecto del oscurecimiento de la córnea y el cristalino. Una vez cumplida esa edad nos resulta difícil distinguir entre los colores con una componente azul como azul y gris, o rojo y púrpura y se ven mejor las radiaciones de longitud de onda más larga, de tonos rojos y amarillos.

 

6 Colores y simbología

La atribución de significados y valores a los colores tiene a veces una base fisiológico-perceptiva pero también mucha influencia cultural e histórica.

En Japón, las películas eróticas se denominan “películas rosas”. En España, la «prensa rosa» se refiere a programas y publicaciones que cuentan la vida privada de los famosos y se llama chiste verde a un chiste con contenido sexual. Entre los musulmanes, sin embargo el verde es un color sagrado.

 

7 Bandera francesa

Los colores que aparecen con mayor frecuencia en las banderas nacionales son el rojo y el azul y la bandera gala es un buen ejemplo de ello. Veamos una curiosidad de esta insignia. La bandera oficial francesa (drapeau), diseñada por el pintor francés Jacques-Louis David, establece el mismo tamaño para las franjas azul, blanca y roja, es decir, un 33% a cada una. Pero en el caso de la bandera de los barcos que se conoce como pabellón (pavillon), por cuestiones ópticas, en el siglo XIX se decidió hacer más estrecho el azul y más ancho el rojo (30:33:37) para que cuando la bandera sea batida por el viento los colores se perciban como del mismo tamaño.

Otra curiosidad de esta bandera es que inicialmente tenía el orden inverso. La insignia francesa adoptada por la Asamblea Constituyente en 1790 era roja, blanca y azul (inversa al orden actual) y aparecía rodeada por un marco azul y rojo. La bandera actual es la que adoptó la Convención en 1794.

Banderas francesas

[Fuente de la información y de la imagen: Wikipedia  ]
Abr 05

El poder del francés en la publicidad (McDonald’s)

By admin | comunicación , diseño , foto , francés , lenguaje , publicidad , recomendado , tipografía

Es posible que muchos de vosotros os hayáis topado con este cartel de McDonald’s en las calles de vuestra ciudad últimamente.

 

Le plaisir de MacDonalds

El cartel nos informa de tres cosas: hay un nuevo producto en la carta de McDonald’s, el producto tiene nombre francés y la tipografía es distinta. Y bueno, digamos que el placer en sí tiene una pinta de lo más tentadora y nada compatible con la “operación bikini”.

La multinacional de los hermanos McDonald’s suele alternar el inglés de la casa madre (y un idioma que uno suele asociar a las hamburguesas) con el español en sus menús y material promocional en España. Así que este salto lingüístico repentino hacia lo francés podría sorprender a primera vista.

Sin embargo, si se piensa detenidamente no es sorprendente: lo que está haciendo McDonald’s es recurrir al punto glamuroso y refinado que (aún) tiene lo francés tanto en la cultura norteamericana como en la española para dejar sin argumentos a los consumidores que piensan “McDonald’s no tiene postres” (aunque en realidad tienen todos estos) o “La comida de McDonalds no tiene nada de especial”. Este propósito generalista de abrir la oferta para sectores que antes no se cubrían ya se inició con los espacios McCafé, ofreciendo lo necesario para una buena merienda con café de cafetería y bollos e incluso productos tipo Starbucks (frappé y smoothie) o con la oferta de desayunos.

En el caso del cartel de “Le plaisir”, el peso de lo francés como añadido de prestigio o como valor diferencial respecto a otras cadenas de comida rápida se refuerza con el uso en las letras minúsculas de una tipografía caligráfica manuscrita clásica, elegante y estilizada como corresponde a una delicatessen de la vieja Francia y de unas mayúsculas en blanco de diseño parecido.

Como se muestra en la captura de los productos de la cadena tomada de la web, la compañía ha usado tipografías especiales para varios productos:

 

Las nuevas líneas de producto tienen tipografía manuscrita

Las nuevas líneas de producto tienen tipografía manuscrita

Nótese la diferencia de matiz entre la tipografía manuscrita de “Los Irresistibles” (más tradicional) y la de Le Plasir (clásica pero con un punto de sotisficación debido a que es más estilizada y al uso de los ángulos). Nótese también cómo la disposición de los “Desayunos” reproduce una sonrisa con el texto “Despierta tu sonrisa” y el hecho de que la parte correspondiente a Smoothies y Frappés aparece en inglés y con un tipo de letra más moderno.

El espacio McCafé también presenta tipografía manuscrita:

En España el logo es ligeramente distinto a los de EEUU porque tiene sombra y es negro

En España el logo es ligeramente distinto a los de EEUU porque tiene sombra y es negro

A título de curiosidad me gustaría preguntarte si eres de los que al leer el anuncio de Le plasir de McDonald’s termina pronunciando McDonald’s a la francesa (es decir como palabra aguda y “comiéndose” las consonantes finales).

Más sobre la publicidad de esta compañía de hamburguesas en este enlace 35 creatividades de McDonald’s, en el que se recogen las agencias y autores de las campañas.

Mar 29

Cyrano y los ejercicios de estilo de Queneau

By admin | francés , humor , literatura , recomendado , traducción

Recientemente he tenido la oportunidad de revisitar “Cyrano de Bergerac”, una obra que me encanta. Esta vez ha sido a través de la versión teatral en francés de Georges Lavaudant dentro del Festival de Otoño a Primavera de Madrid con dramaturgia de Daniel Loayza.

Aunque ya había visto varias veces la película de Rappeneau protagonizada por Depardieu, tanto en la versión original francesa como doblada al español, no había asistido a ningún montaje teatral ni tampoco a la ópera.

Banner Cyrano

La puesta en escena en sí no me gustó especialmente, la mayor parte de los actores gritaban en lugar de proyectar la voz y había una cierta necesidad de volver aquello contemporáneo mediante la ropa, interacción con el público y efectos visuales que en mi opinión chirriaba. Pese a sus desaciertos el montaje entregaba vivas las líneas de Rostand y dejaba en el espectador las ganas de leer (o releer) el texto y saborear despacio algunas escenas.

Y eso es lo que he hecho.

“Cyrano” tiene varios elementos muy interesantes a nivel literario. Hoy me voy a centrar en el primero de ellos. Con esta obra de finales del XIX Rostand es pionero de algo que trabajaría posteriormente in extenso Raymond Queneau) a mediados del XX en su conocido libro de “Ejercicios de estilo”.

Básicamente la idea consiste en tomar un elemento mínimo (una anécdota o historia muy sencilla), aplicarle pequeñas variaciones estilísticas y construir una serie con esas variaciones, de manera que el resultado es un fragmento con un cierto carácter musical y lúdico que funciona por contraste y acumulación. Además, en el proceso de realizar esos “ejercicios” (cosa que aconsejo a todo persona interesada en mejorar su escritura) lo que se constata de manera muy clara es la vinculación y los límites entre el contenido y la forma así como los límites de tu propia capacidad expresiva y de tu imaginación.

La cuestión es que Rostand ya dominaba en 1897 el pequeño juego literario de las variaciones estilísticas, en su caso en torno a la mofa que hace Cyrano sobre su propia nariz en hasta veinte claves distintas.

Estamos en la Escena IV del Acto I y el parco y poco talentoso vizconde de Valvert sólo ha conseguido soltar un paupérrimo: “ (…) tenéis… tenéis… una nariz…. ¡Una nariz muy grande!” a lo que nuestro Cyrano replica lo siguiente:

Sois poco inteligente, jovenzuelo. Pueden decirse muchas más cosas sobre mi nariz variando el tono. Por ejemplo, agresivo: «Si tuviese una nariz semejante, caballero, me la cortaría al momento»; amigable; «¿Cómo bebéis; metiendo la nariz en la taza o con la ayuda de un embudo?»; descriptivo; « ¡Es una roca… un pico… un cabo…! ¿Qué digo un cabo?… ¡es toda una península!»; curioso; «¿De qué os sirve esa nariz?, ¿de escritorio o guardáis en ella las tijeras?»; gracioso; «¿Tanto amáis a los pájaros que os preocupáis de ponerles esa alcándara para que se posen?»; truculento; «Cuando fumáis y el humo del tabaco sale por esa chimenea… ¿no gritan los vecinos; ¡fuego!, ¡fuego!?»; prevenido; «Tened mucho cuidado, porque ese peso os hará dar de narices contra el suelo», tierno; «Por favor, colocaros una sombrilla para que el sol no la marchite»; pedante; «Sólo un animal, al que Aristóteles llama hipocampelefantocamelos, tuvo debajo de la frente tanta carne y tanto hueso»; galante: «¿Qué hay, amigo? Ese garfio… ¿está de moda? Debe ser muy cómodo para colgar el sombrero»; enfático: «¡Oh, magistral nariz!, ¡ningún viento logrará resfriarte!»; dramático; « ¡Es el mar Rojo cuando sangra!»;admirativo; « ¡Qué maravilla para un perfumista!»; lírico; «Vuestra nariz… ¿es una concha? ¿Sois vos un tritón?»; sencillo; «¿Cuándo se puede visitar ese monumento?»; respetuoso;«Permitidme, caballero, que os felicite; ¡eso es lo que se llama tener una personalidad!»; campestre; ¿Que es eso una nariz?… ¿Cree usted que soy tan tonto?… ¡Es un nabo gigante o un pequeño melón!»; militar: «Apuntad con ese cañón a la caballería!»; práctico: «Si os admitiesen en la lotería, sería el premio gordo». Y para terminar, parodiando los lamentos de Píramo: «¡Infeliz nariz, que destrozas la armonía del rostro de tu dueño!» Todo esto, poco más, es lo que hubierais dicho si tuvieseis ingenio o algunas letras. Pero de aquél no tenéis ni un átomo y de únicamente las cinco que forman la palabra «tonto». Además, si poseyeseis la imaginación necesaria para dedicarme, ante estas nobles galerías, todos esos piropos, no hubieseis articulado ni la cuarta parte de uno solo, porque, como yo sé piropearme mejor que nadie, no os lo hubiese permitido.

 

Simplemente brillante. No solo ha construido un pasaje fantástico, vibrante, lleno de imágenes muy sugerentes sino que ha vencido a su contrincante haciendo mofa de su propia nariz descomunal con mucha más gracia e ingenio del que hubiera podido aplicar Valmont.

Savinien de Cyrano de Bergerac

Cyrano fue un personaje real del siglo XVII

 

El texto original francés dice lo siguiente:

CYRANO:

Ah ! non ! c’est un peu court, jeune homme !
On pouvait dire. . .Oh ! Dieu !. . .bien des choses en somme. . .
En variant le ton,—par exemple, tenez:

Agressif: “Moi, monsieur, si j’avais un tel nez
Il faudrait sur-le-champ que je me l’amputasse !”

Amical: “Mais il doit tremper dans votre tasse !
Pour boire, faites-vous fabriquer un hanap !”

Descriptif: “C’est un roc !. . .c’est un pic !. . .c’est un cap !
Que dis-je, c’est un cap ?. . .C’est une péninsule !”

Curieux: “De quoi sert cette oblongue capsule ?
D’écritoire, monsieur, ou de boîte à ciseaux ?”

Gracieux: “Aimez-vous à ce point les oiseaux
Que paternellement vous vous préoccupâtes
De tendre ce perchoir à leur petites pattes ?”

Truculent: “Ça, monsieur, lorsque vous pétunez,
La vapeur du tabac vous sort-elle du nez
Sans qu’un voisin ne crie au feu de cheminée ?”

Prévenant: “Gardez-vous, votre tête entraînée
Par ce poids, de tomber en avant sur le sol !”

Tendre: “Faites-lui faire un petit parasol
De peur que sa couleur au soleil ne se fane !”

Pédant: “L’animal seul, monsieur, qu’Aristophane
Appelle Hippocampelephantocamélos
Dut avoir sous le front tant de chair sur tant d’os !”

Cavalier: ‘Quoi, l’ami, ce croc est à la mode ?
Pour pendre son chapeau, c’est vraiment très commode !’

Emphatique: “Aucun vent ne peut, nez magistral,
T’enrhumer tout entier, excepté le mistral !”

Dramatique: “C’est la Mer Rouge quand il saigne !”

Admiratif: “Pour un parfumeur, quelle enseigne !”

Lyrique: “Est-ce une conque, êtes-vous un triton ?”

Naïf: “Ce monument, quand le visite-t-on ?”

Respectueux: “Souffrez, monsieur, qu’on vous salue,
C’est là ce qui s’appelle avoir pignon sur rue !”

Campagnard: “Hé, ardé ! C’est-y un nez ? Nanain !
C’est queuqu’navet géant ou ben queuqu’melon nain !”

Militaire: “Pointez contre cavalerie !”

Pratique: “Voulez-vous le mettre en loterie ?
Assurément, monsieur, ce sera le gros lot !”

Enfin, parodiant Pyrame en un sanglot:
“Le voilà donc ce nez qui des traits de son maître
A détruit l’harmonie ! Il en rougit, le traître !”
—Voilà ce qu’à peu près, mon cher, vous m’auriez dit
Si vous aviez un peu de lettres et d’esprit:
Mais d’esprit, ô le plus lamentable des êtres,
Vous n’en eûtes jamais un atome, et de lettres
Vous n’avez que les trois qui forment le mot: sot !
Eussiez-vous eu, d’ailleurs, l’invention qu’il faut
Pour pouvoir là, devant ces nobles galeries,
Me servir toutes ces folles plaisanteries,
Que vous n’en eussiez pas articulé le quart
De la moitié du commencement d’une, car
Je me les sers moi-même, avec assez de verve,
Mais je ne permets pas qu’un autre me les serve.