Category Archives for "cuentos"

Dic 24

Under All This (microrrelato bilingüe español-inglés)

By admin | cuentos , escritura , Idiomas , literatura , recomendado , traducción

Under All This

La nevera estaba llena de palabras. Los letreros imantados habían ido formando palabras, mujer, hombre, orgullo, grande, futuro, disparatado. Las había juntado ella, pero de un modo más o menos oscuro aquellas palabras inconexas estaban relacionadas con su tiempo con él, un tiempo que ahora al abrir la puerta a los de la mudanza contratada por él dejaba atrás.  Su catarsis fue bastante elemental: con las uñas largas y sin pintar arañó de arriba abajo aquella nevera de dos cuerpos, abajo las frases en tres escalones, formando triángulos, formando espirales que conducían a un final oscuro, sin aire, le recordaban el tiempo en el que sus nombres formaban la palabra couple. Cogió la aspiradora y puso la potencia al máximo: desafió su potencia haciéndole absorber aquellos recuerdos. El tanque transparente dejaba entrever palabras entre restos de polvo. Al desenchufar la aspiradora en algún lugar imaginario sonó un clic.
Sobre la nueva nevera, como un conjuro, en la parte central fijó out. Ese era el fin que ella había elegido. Sin embargo, fuera, sobre la grava, a mitad de camino entre la casa y el nuevo paradero de su ex, aquel traslado había dejado una palabra traspapelada, under.

© Elena Alemany Sánchez-Moscoso

 

Ilustración del cuento  bilingüe "Under all this"

 

******************************
Under All This

(English version)

The fridge was full of words. The little magnetic signs had made up words, woman, man, pride, big, future, absurd. It was her who had matched all these words, but in a somewhat dark way those words were related to her time with him, a time which now, as she opened the door to the moving workers paid by him, she was leaving behind. Her catharsis was quite elemental: with her long unvernished fingernails she scratched up and down the two story-fridge, down went those three-step sentences, forming triangles, building spirals that led to a dark end without air, reminding her the time when their names formed the word couple. She took the hoover and challenged its power to vacuum those rememberings. The transparent tank let see some words among the dust. A click sounded in an imaginary place when she unplugged the hoover.
On the centre of the new fridge, as a spell, she fixed out. This was the end she had chosen. However, outside, on the gravel, halfway between the house and her ex boyfriend’s new residence, this moving had let a word behind, under.
© Elena Alemany Sánchez-Moscoso

 

Fridge Magnets

Nov 18

Clases de escritura creativa: economía, ritmo y tempo

By admin | cuentos , escritura , formación

El siguiente post, tomado del blog Minoentender con permiso de Elsinora Bonasera me parece un buen ejemplo de economía narrativa y de buen ritmo. En los talleres de relato breve es muy habitual repetir como un axioma que lo que no suma, resta. Pues bien, en este fragmento los elementos seleccionados son los precisos para retratar el espacio y la escena.

Estábamos con la escena ‘cartero comercial versus perro rabioso’. Imaginad: una puerta con su ranura horizontal a media altura. La parte de arriba es de cristal esmerilado, lo que garantiza en un 90% que va a haber una cortina, probablemente con puntillitas, puntillitas que se enredan con el folleto, la carta de amor o del juzgado, o lo que se quiera introducir por semejante orificio.
Pero ni siquiera hace falta que tenga puntillas: la cortina más lisa del mundo también se resistirá al paso de tu folleto, o de tu soneto, por pura física: es una pared vertical que opone resistencia, si bien afortunadamente es un cuerpo elástico. Pero antes de luchar con la cortina tienes que luchar con la famosa pinza. En este caso, además, hay una especie de grapa sobresaliendo del marco metálico del buzón, que tú no ves hasta que es demasiado tarde. Te clavas la grapa, porque no hay forma humana de presionar la pinza sin meter la mano hasta dentro. Metes el folleto, te clavas la grapa, observas con alivio que no está oxidada y justo en ese instante suena un ladrido como a medio centímetro de ti, vibra la cortina con sus puntillitas, vibra el marco de metal, vibras tú como si fueras una campana y te imaginas que estás siendo mordida por el dichoso perro sólo porque todo ha sido casi simultáneo: el folleto, la cortina, la grapa, y el perro. Qué digo perro, la fiera salvaje que sigue ladrando salvajemente aunque tú ya hayas doblado la esquina.

Post original sacado de aquí.

Respecto al asunto del ritmo, la secuencia que empieza en “Metes el folleto, te clavas la grapa…” reproduce de forma temporal lo sucedido y combina los elementos visuales, sonoros, y táctiles así como su progresión de forma tal que se produce una amplificación (como de campana).